LOS CREYENTES Y LA BOLA DE CRISTAL (1)

san_froilan2(San Froilán, 5 de octubre)

LOS CREYENTES Y LA BOLA DE CRISTAL

§1. Dice Jesús Cotta. El Islam es peligroso para nosotros no por lo que tiene de religión, sino por lo que tiene de ideología. Es religión creer en un solo Dios al que hay que honrar rezando varias veces al día y dando limosna. No es peligroso que una persona rece a Dios en la calle. El laicismo es un falso camino que solo nos conduce a la pérdida de la libertad y los derechos humanos, que son los valores insignia de Europa. No cuenten conmigo si para que nadie lleve pañuelos en la cabeza hay que prohibir que los europeos lleven cruces al pecho y tañan campanas y pongan belenes y estampas de la Macarena donde les plazca cuando les plazca. No renunciar, en aras de una supuesta neutralidad, a nuestras costumbres y tradiciones, porque con ellas estamos más capacitados como anfitriones para integrar en nuestra cultura a los inmigrantes. No podemos evitar que una mujer se ponga velo en la cabeza. Creo que al Islam le ha faltado Jesucristo, que exaltó las figuras del niño y la mujer y los valores de amor, misericordia, fraternidad, conversión interior y dignidad de la persona. §2. Dice Daniel Lebrato. ¿La religión no es ideología? La religión es una cosa, como la lluvia de Borges, que sin duda sucede en el pasado. Para que se hagan una idea, y nadie se escandalice de por dónde va eLTeNDeDeRo, también suceden en el pasado la política profesional (no estadística, aleatoria y rotatoria), el arte de los artistas profesionales, la filosofía de los filósofos, la corona del Jefe del Estado, el ducado de la duquesa y las misas de Estado del señor presidente de la Conferencia Episcopal, privilegios que vienen de siglos, oficios todos que morirán matando, pero morirán sin duda cuando la justicia triunfe y la igualdad sea un hecho. El primer fracaso de la religión es del propio Dios, que ha sido incapaz de imponer su monoteísmo. Sin salir de las tres religiones del libro, de las demás ni hablamos, una religión espera a Dios (la judía), otra opina que ya ha llegado (la cristiana) y la tercera, que consiste en el Dios abstracto, en lo concreto resulta intolerable o intolerante. En puridad, todas las religiones monoteístas son politeístas, desde el momento que admiten que mi dios es mi dios, pero el tuyo es el tuyo. El verdadero creyente estaría siempre de guerra santa, lo cual ‑unos más conversos que otros, más radicales o dados a una vida muelle‑ distingue la religión de salón de creyentes acomodados, de quien no solo cree en Dios, sino que lo ve, lo siente, lo toca, lo llama, ingenuidad de creencias que nuestro creyente occidental, sentado en su vida cómoda, llama valores insignia de Europa. O sea, que usted, en nombre de esa marca registrada, lo que no está dispuesto es a tirarse al monte de la fe, pero, eso sí, que se lo den todo hecho y que la marca Europa esté unida a la marca cristiana. Mañana veremos en qué para todo esto.

Un comentario en “LOS CREYENTES Y LA BOLA DE CRISTAL (1)

  1. Yo, hombre de Atapuerca, me rio de ese futuro mono/ politeista del que hablais
    y por el que no dejais de mataros los unos a los otros, enseñándoos los dientes a ver quien la tiene mas larga y un dios mas verdadero. Yo lo que tengo es hambre de belleza y cada vez encuentro más a mi alrededor y me basta.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s