Etiqueta: refugiados

mito y timo del refugiado (receta).

Primero se sigue fomentando el uso de la guerra en las antiguas colonias, guerras perversamente rotuladas como misiones de paz y bajo mandatos de la Onu. Después nos vienen con que hay que acoger. En el grupo de acogida se mezcla a quienes huyen de la guerra (su drama es menor que el de quienes se quedan) con la migración que viene huyendo del hambre. Ya tenemos la foto fija en todos los telediarios. Mediterráneos. Pateras. Saltos de frontera. Ya tienen las oenegés argumentos para su lucrativo negocio, la Iglesia al fondo, padre Ángel. La ciudadanía europea se presta al lacrimeo de dos maneras: engordando el mito del voluntariado (personalmente o mediante contribuciones) y engordando el mito de que hay que acoger. (Cuando nada impide a nadie meter en su casa los refugiados que quiera.) El timo consiste en no ir a las causas: si no hubiera guerras ni hambre en el mundo, no habría refugiados. Pero en ese caso, ¿qué sería del glorioso ejército español?, ¿qué sería del Airbus Military que bien pensantes ingenieros montan en Sevilla todos los días? La presidenta Susana Díaz anda en París vendiendo la burra de otro obsceno proyecto. Se llama Centro de Fabricación Avanzada (CFA), añadido a Navantia, y dará empleo a trabajadores sin escrúpulos en Puerto Real. Claro que, de escrúpulos, no se vive, dice el alcalde de Podemos de Cádiz. mito y timo son palabras en anagrama, con las mismas letras. De ahí lo fácil que es confundirse y confundirlas.


Anuncios

desmontando xenofobia y populismo.

Populismo y xenofobia son maniobras de signo opuesto. Por populismo se entiende comunismo (tabú político del siglo 20) + demagogia. De ahí, que al populismo no hay que hacerle caso, ninguneo demostrado a la moción de censura de Podemos. En cambio, la xenofobia ‑o su contrario, la inmigración‑ está muy exhibida por los medios y con gran apoyo de oenegés: continuas imágenes de gentes ‑sobre todo infancia‑ que quieren llegar a Europa por una vida mejor. Para no ser xenófobo hay que aceptar, como mínimo, la política de inmigración de la Alemania de Merkel y de Refugiados aquí. Sin embargo, y con la actual política, resulta evidente ‑hasta para el más apasionado invidente‑ que abrir fronteras y hacer de Europa zona franca de acogida y de adopción es algo que ni contempla Europa ni nación a nación ni casa por casa meteríamos un inmigrante ni nos lo rifaríamos por toca. ¿Qué pasa? Que el discurso xenófobo ‑aunque desagradable‑ es más sincero y realista y más ajustado a posibilidades económicas y, en especial, al paro: solo las clases trabajadoras sufren la competencia del ejército de mano de obra de reserva. Por eso, la xenofobia cunde electoralmente entre estas clases que ven en peligro su puesto de trabajo (Brexit, Le Pen). Lo que, desde luego, parece populista ‑y aristocrático‑ es pegar la pancarta de ¡venid!, ¡venid!, ¡solidaridad y acogida!, que el pensamiento solidario espera del Estado, no de su propio bolsillo y en su propio hogar. Además de votar bajo influencias de propagandas e ideologías, se vota también lo que egoístamente trae más cuenta para llegar a fin de mes. Ese problema no lo tienen la patronal ni la clase política que ‑especulando con dramas humanos‑ le ríe las gracias.


la lucha.

LA LUCHA

Si luchas por la solidaridad o acogida con el tema refugiados, seguirá habiendo refugiados y seguirá habiendo los motivos de su desplazamiento, exilio o migración.

Si luchas por el final de los motivos migratorios, lucharás por revisar la descolonización como proceso del siglo 20 que no resolvió los imperialismos históricos (desde 1492 hasta la fundación del Estado de Israel, 1948) y estarás pidiendo que lo expropiado por el primer mundo les sea devuelto a sus países de origen, allí de donde vienen ‑y se acabaría el tema‑ refugiados, exiliados o emigración.

Bertolt diría: esos son los imprescindibles.

LOS QUE LUCHAN
Hay hombres que luchan por los refugiados y son buenos.
Pero hay los que luchan por la igualdad en la paz.
Esos son los imprescindibles.

Bertolt Brecht (1898‑1956)

[1] Una gran petición vía Change.Org o similar sería la manera.

*


todo más claro (Pedro Salinas y la política)

Desde que el movimiento Podemos se hizo partido y el partido Podemos, asunto de pareja, eLTeNDeDeRo ‑vista la general indigencia del pensamiento político nacional e internacional‑ abandonó la política. Dicho lo cual, conviene a los ánimos preocupados por los siguientes temas sus correspondiente soluciones:

–por Trump y sus murallas: abominar de las murallas propias en Ceuta y Melilla y de Estados Unidos como país amigo o aliado natural de España, sea quien sea su presidente.

–por los refugiados: ir a la causa primera, que son las desigualdades y las guerras, y abominar de las naciones que fabrican armamento y sostienen, con nuestros impuestos y consentimiento, ejércitos que matan. A nivel personal, bien puede ‑nada se lo impide‑ refugiar o adoptar niña o niño que le conmueva con su familia entera, para que la criatura no se desnaturalice ni pierda su identidad.

–por la sentencia del caso Nóos: piense en la monarquía y que no paguen uno (Urdangarín) ni dos (con la Infanta): la monarquía entera váyase de la Constitución al museo de la historia.

–por el independentismo catalanista: recuerde que lo nuevo, la noticia, no es el soberanismo, de profundas raíces históricas y económicas, sino la incapacidad de la reciente democracia española para resolver tan viejo asunto.

Todo lo cual se resume en ¡bájese de la democracia!, no sea usted demócrata y lo verá todo más claro. Todo más claro es un precioso libro de poesías de Pedro Salinas que nada tiene que ver con esto, pero por eso mismo, para quitarse usted también de la política:

Pedro Salinas
EL POEMA
(1951)

Y ahora, aquí está frente a mí.
Tantas luchas que ha costado,
tantos afanes en vela,
tantos bordes de fracaso
junto a este esplendor sereno
ya son nada, se olvidaron.
Él queda, y en él, el mundo,
la rosa, la piedra, el pájaro,
aquéllos , los del principio,
de este final asombrados.
¡Tan claros que se veían,
y aún se podía aclararlos!
Están mejor; una luz
que el sol no sabe, unos rayos
los iluminan, sin noche,
para siempre revelados.
Las claridades de ahora
lucen más que las de mayo.
Si allí estaban, ahora aquí;
a más transparencia alzados.
¡Qué naturales parecen,
qué sencillo el gran milagro!
En esta luz del poema,
todo,
desde el más nocturno beso
al cenital esplendor,
todo está mucho más claro.

*


¿Hablamos en sirio o hablamos en serio?

Refugiados (AI)

¿HABLAMOS EN SERIO O HABLAMOS EN SIRIO?

 

Que conste que no son versos,

sino renglones cortados

por verlo todo más claro:

hablar en sirio no es serio.

 

Ya está bien con el tema refugiados.

De usar a la infancia y a las mujeres

tapadas por su gusto y el suyo

(es decir, de sus machos)

como escudos humanos.

 

Quien rompa, que pague y se lleve

los pedacitos (niñas o niños

‑¡qué pena, ay mujer!‑

envueltos de regalo).

 

Llega la Navidad.

 

Que adopten dos o tres, o cuatro o cinco

por casa (¿alguien se opone?)

y al mundo déjenlo en paz[1].

 

Verán que vuelve a sonar

Serrat y el Mediterráneo.

 

Y conste que no son versos,

sino renglones cortados

por verlo todo más claro:

hablar en sirio no es serio.

 

[1]  en paz: sin armas, sin Airbus Military, sin bases en Rota,

ingleses en Gibraltar, sin Sexta Flota y sin ejército español
en misiones de paz.

héroes contemporáneos

Refugiados (AI)

HÉROES CONTEMPORÁNEOS

La historia distingue vencedores y vencidos y, la literatura, héroes, antihéroes y antagonistas. El antagonista[1] es ‘el malo’ del cine o de la literatura popular; si fuera una figura retórica sería la antítesis[2]. El antihéroe es más complejo; su figura sería la paradoja[3]. El antihéroe actúa por deformación del prototipo héroe, bien por parodia, como don Mendo en La venganza de don Mendo, bien como alternativa, tipo Lázaro de Tormes, o bien por contraste, casos de Sancho Panza y del gracioso del teatro clásico[4].

Condiciones ‑sin las cuales no‑ del héroe son dos: su soledad y su servir a un grupo. El futbolista que marcó el gol en la final. Cuando hablamos de los Trescientos de Leónidas, de Numancia, de Fuenteovejuna o del Dos de Mayo, decimos héroes por comodidad narrativa pero no lo son porque no están solos. En contacto con otros, obra el milagro del contagio, la solidaridad o la emulación y, sobre todo, el instinto de conservación, no la conquista de algo nuevo perseguido o percibido como muy valioso[5]. Un ejército numeroso y bien dotado (el del Tercer Reich o los marines hoy) nunca será heroico; lo percibimos como cobardica porque vence a los más chicos.

Sociedades mediáticas fabrican héroes singulares o colectivos. Singulares: Gandhi, Mandela, Luther King, Teresa de Calcuta; colectivos: población de Berlín Este, víctimas del 11‑S o refugiados sirios. Los Gandhis del siglo 20 se presentan como héroes cuando, haciendo balance o memoria de resultados, no dejaron avances para su [fragmento de] humanidad, para India, Sudáfrica, la negritud o la caridad[6]. Sin embargo, ahí los tienes en camisetas que la juventud se pone como se pone al Che (héroe que hace antihéroe a Fidel) o a Jasir Arafat (héroe de un Estado Palestino que traerá ‑otro más‑ un estado islámico).

En la fabricación del héroe refugiado sirio, primero ha sido darle un nombre, refugiado (cuyo antagonista es la solidaridad), focalización del infinito problema Norte Sur que abarca inmigración en un término regional y acabado (pues el refugiado está por refugiar). Otros ingredientes han sido la alianza de civilizaciones con la defensa de un islam bueno, más el uso de niños y niñas como escudos humanos de la noticia con ocultación del rotundo axioma que dice: si no sufrieran los mayores, tampoco sufrirían los pequeños, y con ocultación de lo que sería convocar una Conferencia Mundial para el tema, semejante a la que se convoca para el Cambio Climático. ¿Por la capa de ozono, sí, y por las personas, no?


Dicho lo cual, quien clama contra el drama de los refugiados merecería que le metieran en casa a tres refugiados a su cargo (no al Estado del Bienestar, que está bajo mínimos y pedir que otro haga lo que yo pido, eso es muy fácil) y que en su casa acoja al niño o la niña más el padre y la madre, para no romper unidades familiares ni raíces de cultura.

Y dicho también lo cual, ¡ni que fuera el refugiado sirio el eslabón más débil de la cadena del sufrimiento humano hoy en el mundo! De Siria vienen sabiendo inglés (cuando la región es francófona) y exigentes de sus derechos: islam burkini. Y, por último, ¿tiene algún mérito ser refugiado? como ¿tuvo algún mérito estar el 11‑S en las Torres Gemelas? ¿No habría ese día allí ningún malvado, ningún violador, ningún ladrón o ningún hijodeputa? ¿Qué mérito tiene ser víctima del terrorismo? ¿Qué mérito tuvo el exilio español? Drama mayor, cuando la Guerra de España, quien no pudo exiliarse y acabó encarcelado o fusilado. Y drama mayor, el de quien no puede salir de su país de sangre se llame Siria o como se llame[7].

enlace a Cuadro de actantes

enlace a Descrédito del héroe

enlace a Borges, Tema del traidor y el héroe

[1] oponente en el cuadro de actantes.

[2] antítesis [A no B]: día/noche, calor/frío

[3] paradoja [A no B, para C]: vivo sin vivir en mí o muero porque no muero porque espero vivir otra vida (Santa Teresa, San Juan y otros)

[4] Relaciones héroe/antihéroe: 1) relaciones suplementarias (cuando el antihéroe sustituye al héroe: don Mendo), 2) relaciones complementarias (cuando convive con él: Sancho con don Quijote) y 3) de oposición (Lázaro de Tormes / Cid Campeador).

[5] el objeto en el cuadro de actantes.

[6] No su enésima manifestación canónica (de coge tu cruz y sígueme) incompatible con el discurso social.

[7] A riesgo de mafias aprovechadas. Lo que no se puede es hacer del problema un problema de mafias.

.


votantes, trabajadores y acogedores de refugiados

Refugiados (AI)

VOTANTES, TRABAJADORES Y ACOGEDORES DE REFUGIADOS
de uso en España

a un artículo que denunciaba:

 

–los políticos egoístas, irresponsables y sinvergüenzas[1]

–financiación ilegal[2]

–burbuja inmobiliaria no detectada ni denunciada[3]

–lo ancha que es la Ley de Partidos para permitir recabar fondos para ganar las elecciones4

–hasta la visita del Papa la han mercantilizado[4]

–La última Encuesta de Población Activa refleja etc.[5]

–la migración, eufemismo[6]

–para enmascarar una situación humanamente insoportable[7]

–millones y millones de seres humanos, huyendo despavoridos, dejando atrás sus familias, sus pertenencias y sus culturas8

–hemos hecho invisibles[8] una emigrante con el cadáver de su bebé en brazos[9]

–Los políticos nos devuelven la imagen de lo que nosotros somos[10].

[1] La pregunta es: ¿hay clase política del capitalismo generosa, responsable y con vergüenza?

[2] Toda financiación de la política (de la opinión pública traducible en votos) es inmoral aunque sea legal. Donaciones y recaudaciones aquí en España ilegales son legales en Estados Unidos. Bárcenas no sería allí un delincuente sino agente recaudador de fondos con derecho a comisión libre dentro de una economía de libre mercado. Y Urdangarín, un patrocinador del sello Casa Real, marca dentro de la marca España.

[3] Es propio del capitalismo el beneficio, la especulación a corto. No es propio del capitalismo planificar a medio y largo ni procurar el bien común. El capitalismo financiero, desde la Bolsa, es pura burbuja. Que una burbuja falle es parte del juego. Aparecen otras. También se ha pinchado la burbuja del petróleo.

[4] El papado es puro márquetin.

[5] Quien pide trabajo pide dependencia y el subempleo o el trabajo basura son parte de la oferta, ¿o no?

[6] Eufemismo es llamarle a la migración Sur Norte (a esa infinita disfunción mundial) regionalmente refugiados.

[7] Lo humanamente soportable sería que el primer mundo cediera por las buenas calidad de vida para dársela al segundo y tercer mundo y equilibrar rentas y niveles. En vez de eso ‑que sería fácil de hacer mediante una Conferencia Mundial semejante a la que se convoca para el Cambio Climático‑ se apela a la conciencia particular de individuos aislados a quienes podría decirse: quien clama contra el drama de los refugiados merecería que le metieran en casa a tres refugiados por causa: el niño o la niña más el padre y la madre para no romper unidades familiares; que acoja o adopte también a hermanos y abuelos para que sea cierto que quien viene no viene dejando atrás sus familias, sus pertenencias y sus culturas.

[8] ¿invisibles? Parece, al contrario, que los medios se han empeñado en que todos hablemos de lo visibles que son: al fondo la alianza de civilizaciones y la interesada defensa del islam bueno. Lo del bebé es anuncio de Acnur. Si no hubiera adultos que sufren no sufriría su infancia.

[9] De Siria vienen sabiendo inglés (la región es francófona) y exigentes de sus derechos (islam burkini). ¿Tiene algún mérito ser refugiado? como ¿tuvo algún mérito el exilio español? Veamos: gente con posibles para coger el avión o el barco (o la patera, de acuerdo, no digamos que la migración es cómoda ni falta de mafias aprovechadas). Pero drama, drama, en la Guerra de España, el de quien no pudo exiliarse y acabó encarcelado o fusilado, y drama, drama, el de quien no puede salir de Siria.

[10] Es de temer que también oenegés y buenismo o buenrollismo, caras de la cruz de la misma moneda.

refugiados-huyendo-770x470