La vida no vale nada.

cable tirolina

La espeluznante noticia es: Muere en su luna de miel tras chocar con su esposa en una tirolina. Cables de vértigo, escaladas, inmersiones, selfies, balconismos, retos ginness o deportes de riesgo se llevan un montón de gente por delante. Añadamos negligencias como la del responsable del grupo de niños en la reciente cueva de Tailandia. Ahora un joven de 24 años muere y casi mata a su novia, víctima la pareja del turismo de aventura. Pablo Milanés cantó que la vida no vale nada si no es para perecer porque otros puedan tener lo que uno disfruta y ama: eran tiempos ideológicos. En estos tiempos sin ideología o siervos de la ideología dominante, los pocos años, la poca cabeza y la testosterona, junto al guapismo exhibicionista y al aburrimiento general, siguen haciendo que la vida no valga nada, salvo para matarse o morir por sobredosis de gilipolleces. Como no podemos poner un filósofo de cabecera a cada criatura dislocada, y como la juventud es hija de nuestra propia generación, lo mejor será no criticar a la juventud sino actuar cuanto antes sobre el ambiente heredado que facilita la pamplina. Seguro que no nos faltarán ejemplos, desde las heridas por cuerno de toro a los aplaudidos universos máster chefs. Pensar la vida, en fin, ya que la muerte no deja de pensar en nosotros.


 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s