elogio de la intolerancia.

Pío Baroja sobre la intransigencia

Hay una moral que condena lo que le parece mal: es una moral absoluta. Otra moral justifica lo que le parece mal en nombre de otros casos malos parecidos: es una moral relativa. Una moral dice: lo que hoy pasa ya pasó, está en la historia (y cita bibliografía y casos de ejemplo): es una moral comparada. Y otra moral dice: lo que hoy está mal también estuvo mal en el pasado (a pesar de la bibliografía y casos de ejemplo): sigue siendo una moral absoluta, próxima a la utopía. Utópica y absoluta es la única moral; lo demás puede valer para no discutir ni pelear, pero no constituye un valor moral.

Toda moral es intransigente. Tomen el caso de las pirámides de Egipto. –«¡Arte!», presume la historia del arte. –«¡Y una mierda, tanto muerto y tanto sacrificio por la muerte de un solo hombre!», contraataca el moralista. Quien dice pirámides y faraones, dice boxeadores, el avión de combate o la fiesta de los toros (todo eso tuvo espacio y tiempo).

Pensar lo que fuimos para entender lo que somos. Y pensar lo que somos para no volverlo a ser. Esa es, profesores, la función y la misión del sistema de enseñanza.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s