los hijos.

daniel-lebrato-ante-el-escaparate-de-primera-comunion-2016-10-31

Llegué a padre entre dos modelos de paternidad y ninguno fue el mío. Tuve hijos demasiado pronto para el modelo de padre feminizado que se llevó después y demasiado tarde para el varón patriarcal que se llevó hasta entonces. El caso es que, atravesado por el feminismo dominante, me tocó vivir dos separaciones sentimentales que, al final, me separaron de mis dos hijos (hijo único cada uno de una madre distinta). Para colmo, mi nueva pareja llegaba a mi vida con dos hijos varones.

Nada de esto tendría importancia si mis hijos y yo mantuviéramos a día de hoy una relación independiente. No pudo ser porque, cuando rondábamos las condiciones para esa relación, vino el mal de Lebrato contra Lebrato y mi hijo el mayor se acogió, como en una película policial ‑y él sabrá por qué‑, al crimen en serie que ocupaba las primeras páginas de la familia. Si son ustedes de felicitar, tal día como hoy, 8 de enero, hace exactamente 40 años, nació en Sevilla mi hijo el mayor. Díganle ‑como en las cartas antiguas‑ que su padre lo quiere y no lo olvida. Esta es, supongo, mi felicitación.


 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s