Danny Boy.

De entre todos los nombres que me han dado ‑Dan, Dani, Dano, Danielo, Danucho, Danitibu, Danielito, Dantesco‑, el último ha sido Dani Boy. Danny boy es una famosa tonada irlandesa ‑es casi el himno irlandés‑ que me trajo de Dublín un hijo cuando estuvo allí estudiando inglés. La canción era parte de uno de tantos recopilatorios Irish Pub Songs que registran, en bocas corales y muy masculinas, con algo de Irlanda, patria querida, las canciones que se cantan en los bares cuando la noche es triste y la Guinness, melancólica. Mi curiosidad por aquel pequeño Daniel, me hizo saber lo que ahora les cuento, todo está en internet. En 1915 Frederick Edward Weatherly (1848‑1929), abogado músico y escritor inglés, le puso letra a una balada tradicional celta titulada Aire de LondonDerry y la hizo canción con título de Danny Boy[1]. La primera voz se la dio la contralto checa alemana (luego estadounidense) Ernestine Schumann-Heink (1861‑1936); se la puede oír en grabaciones históricas de 1917 y 1929. En 1965 Jonny Cash (1932‑2003) inmortalizó su versión de voz sola y órgano de iglesia. Y desde entonces.

Oh Danny Boy, the pipes, the pipes are calling.
From glen to glen and down the mountain side.
The summer’s gone, and all the roses falling.
It’s you, It’s you, must go, and I must bide.
But come ye back when summer’s in the meadow.
Or when the valley’s hushed and white with snow.
I’ll be here in Sunshine or in Shadow
Oh Danny Boy, Oh Danny Boy, I love you so.
But if you come, and all the flowers are dying,
And I am dead, as dead I well may be.
You’ll come and find the place where I am lying.
And kneel and say an “Ave” there for me.
And I will know, tho’ soft ye tread above me
And then my grave will richer, sweeter be.
And you’ll bend down and tell me that you love me
And I will rest in peace until you come to me.

[Traducción sobre la que propone Chesús Yuste en Innisfree]

Oh, Danny Boy, las gaitas, las gaitas están llamando
de valle a valle, y bajo la ladera de la montaña.
El verano se ha ido y las rosas van cayendo.
Eres tú, debes irte y yo debo aguardar.
Pero regresa cuando el verano esté en la pradera
o cuando el valle esté silencioso y blanco con la nieve.
Yo estaré aquí haga sol o haga sombra.
Oh, Danny Boy, oh Danny Boy, te quiero tanto.
Y cuando vengas y todas las hojas mueran,
y estoy muerta, como podría ser,
tú vendrás a encontrar el lugar donde estoy yaciendo
y de rodillas me dirás un “Ave”.
Y lo escucharé, por muy suave que pises sobre mí,
y mi tumba será más cálida y más dulce.
Tú te inclinarás y me dirás que me amas
y yo dormiré en paz hasta que vengas conmigo.

/ a Carlos Balbontín, viejo amigo, que me llamó Dani boy /


[1] Yoyo Roehm figura también en el copyright titular de la canción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s