colillas a una maceta

Fumadores.jpg

COLILLAS A UNA MACETA

El otro día, yendo yo despacio por el Paseo Marítimo de una ciudad desconsolada, oí un gargajeo a mis espaldas. Ya saben. El preparatorio de alguien que va a escupir. Cuál sería mi sorpresa cuando, al volver la cara, vi que era una muchacha, de pinta bien educada, la que soltó el gargajo en la acera y se quedó tan fresca. Supongo que eso entiende ella por incorporación de las mujeres a los roles masculino. Se puede seguir fumando. No, echar colillas a una maceta.


Anuncios

Un comentario en “colillas a una maceta

  1. No sabemos en qué medida la expulsión del gargajo le pudo salvar la vida a la criatura. Mujeres y hombres tenemos nariz, boca y moccogg. Hay mocos que ahogan más que un corsé.
    Que no es defensa del gargajismo en la acera pero, amigo mío, a veces una expulsión a tiempo es una victoria.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s