JUSTICIA O CARIDAD

Credit: Album

VIRIDIANA (Luis Buñuel, 1961)

JUSTICIA O CARIDAD

  1. En el libro de estilo de eLTeNDeDeRo está no juzgar a las personas, que bastante hacen con lo que hacen, sino en criticar instituciones y grandes movimientos o tendencias de masas.

  2. La Lotería, el cupón de la Once, dejar propina o comprarles a los negritos de la venta ambulante son hábitos enraizados en una sociedad hecha al cieguito, al pobre, a la huérfana, a la descarriada. Desde el Lazarillo a Galdós, desde el hidalgo al marqués de Leguineche, la sociedad española es especialmente receptiva a hacer el bien con los santos inocentes a quienes, por supuesto, no se deja que se muevan un pelín de su foto fija. La de Lola Gaos en Viridiana. El bien y el mal, dar limosna o aceptarla son intercambiables: cohesiones y coacciones. Ahí está la presión para que juguemos todos el Gordo de la Navidad.

  3. A propósito de Compro, no compro, doy limosna, a un buen lector no le parece mal que los menores de edad sean animados por sus profesores o sus colegios a una acción como la recogida para el banco de alimentos, en cuanto que lo saben los padres. Mañana hablaremos de lo que saben los padres. Quedémonos, de momento, con que los colegios priman la asignatura de la caridad sobre la de la justicia y quedémonos con la superioridad moral de la justicia sobre la caridad. Donde hay justicia sobra caridad. Donde hay caridad falta justicia. El gran engaño, la trampa de hacer el bien es que puede realizarse individualmente, de uno en uno, mientras que la justicia requiere un gran pacto social y una nueva época. Por eso, resulta más infame que el Estado, que debería estar del lado de lo social, apueste, delegue o cuente con el voluntariado de personas que sustituyen lo que el Estado no cubre o se prestan al juego de lo que el Estado calladamente fomenta: campañas, belenes vivientes, colegios privados consentidos y al margen de igualdad, justicia y coeducación. La España del milagro y de la ludopatía (Lotería, cuponazo, bonoloto, oenegés) nos deja un aire de desagradables, insensibles o egoístas. Todo estaba en el gran plan de la Navidad.


Daniel Lebrato. Elecciones generales Todo a cien


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s