Etiqueta: Audrey Hepburn

canotier.

Daniel Lebrato en Plaza de Armas años 60viajero con canotier, bastón de paseo y maletín

Daniel Lebrato en Plaza de Armas años 60 (2).jpg

canotier o canotié, plural canotiés [1.270.000 o 17 mil gugles]. Del francés canotier, antes canoa. Sombrero de paja con el ala estrecha y plana, y la copa baja, cilíndrica y normalmente rodeada por una cinta. Según el Etimológico de Chile, canoa aparece en el Diario de Colón el 4 de diciembre de 1492 y es voz taína, lengua hablada en las islas caribeñas, canot en francés, primero los remeros y luego el sombrero, por el empleo de esta prenda en el deporte náutico. Para Corominas es voz araucana, al sur de Chile. Canotier obligado, el de los gondoleros de Venecia.

El canotier fue el sombrero de moda en la pintura impresionista plenairista (de plein air: al aire libre) durante la Belle Époque (1871-1914). Caído en desuso entre nosotros bajo el imperio del sombrero mascota (de pellizco) tipo italiano o inglés, el canotier sobrevive, en femenino, en las bodas y, en masculino, en los sombreros de ala ancha y rígida que se ve en las ferias y en el Rocío. Famosos con canotier: Fred Astair, Maurice Chevalier, Audrey Hepburn o Coco Chanel.

Daniel Lebrato en Plaza de Armas años 60 (3).jpg

En las fotografías de portada, tomadas, calculo, por los años 60, se ve a un viajero subiendo al tren en la que fue estación Plaza de Armas de Sevilla, hoy centro comercial y de ocio. Juro a ustedes que al ver esas fotos me di cuenta de que yo, Daniel Lebrato (1954) que casi no había nacido, ya estuve allí de mayor con mi canotier y mi bastón y mi maleta. Y me acordé de las fotitos y del juego del tiempo en El resplandor, de Stanley Kubrick y Stephen King (1980 y 1977). ¡Qué horror! o ¡Genio y figura!

2015.08.13. Daniel Lebrato por Ricardo López
Foto: Ricardo López

canotier en el Etimológico de Chile

en la página Malonsilla

LA LLUVIA EN SEVILLA ES UNA MARAVILLA

la-lluvia-en-sevilla-es-una-maravilla
de MilChapitas.com

LA LLUVIA EN SEVILLA ES UNA MARAVILLA

Llueve sobre Sevilla. Como nos recuerda M. Jiménez en ABC de 08/10/2013, el dicho “La lluvia en Sevilla es una maravilla” fue un invento de Alan Jay Lerner (1918‑1986), guionista de la película My fair lady, que dirigió George Cukor en 1964. Estamos en Londres en 1912 una tarde de lluvia a la salida de la ópera. Henry Higgins (Rex Harrison), arrogante profesor de fonética que cree que el habla de una persona determina su futuro social, conversa con el coronel Hugh Pickering (Wilfrid Hyde-White), también experto en fonética y admirador de sus métodos, asegurando que puede enseñar a cualquier mujer a hablar con propiedad hasta el punto de hacerla pasar por duquesa. Para el caso le muestra a una joven florista callejera llamada Eliza Doolittle (Audrey Hepburn), con un fuerte acento cockney: la mujer ha sufrido un percance con el público que salía de la ópera, se ha enfadado y no para de quejarse. Eliza acude al día siguiente a la casa de Higgins para recibir clases de dicción. Entre los ejercicios que le pone el profesor figura decir “The rain in Spain stays mainly in the plain”, que contiene cinco palabras que se pronuncian con el diptongo [ai] en vez de [ei]. Audrey Hepburn dice: [The rain in Spain stais mainly in the plain] cuando debería decir [The rein in Spein steis meinly in the plein], lo que en la versión doblada al español parecerá que es un ejercicio de un elleísmo. En 1964 venerables maestros de escuela nos hacían los dictados distinguiendo la ortografía de la eye de mayo de la elle de caballo, distinción que, si bien nos facilitaba las cosas, iba contra la ley del idioma que en el habla de Sevilla pronunciaba siempre Seviya: [La yuvia en Seviya es una maraviya].

Audrey Hepburn por Bob Willoughby
Audrey Hepburn por Bob Willoughby