Etiqueta: 1954

cumpleaños.

20190316_150009-effects
toque para ver el vídeo (4:26)

65

No he sido un niño bueno
ni soy aquel anciano
a quien la edad ya indulta.
Fui joven siglo veinte
de muros de Berlín,
Melilla o Palestina.
He visto tantas guerras
mundiales (lo son todas);
la última, en las Gemelas.
Vi el juego en la alianza
que llaman tres culturas.
Vi primaveras árabes
y el ¡Indignaos! de Hessel
y vi subir Podemos
y luego lo vi hundirse.
A su tiempo, ganaron
los de costumbre. He visto
pudrirse en una cárcel,
morir en el Estrecho;
pedir más fuerza armada
y más, más policía;
votar las mismas heces
fecales democráticas
con ¡No nos moverán!
¡No podrán con nosotros!
Y he soportado a ricos,
que no han sabido ser,
estúpidos, felices,
y aún juegan con la crisis.
¡Han podido conmigo!
Me han recetado ensayos,
manuales de autoayuda,
el yoga terapéutico,
los viajes del inserso o
marcharme a una onegé:
–¡Que no puedan contigo!
Me traen un mayo más
la tarta con sus velas.
Japi Berdi. Veremos
si el próximo me alcanza
con más o menos dientes
postizos. Suficientes.
Y adiós.

*

Daniel Lebrato Lista de espera

CRÉDITOS CINEMATOGRÁFICOS
a quien felicitó a Daniel Lebrato
por su 65 aniversario

(4:26)

20190316_150009-effects
toque para ver el vídeo (4:26)

cumpleaños.

SONETO PARA EL DÍA 30

Las cuentas son que en el armario tienes
más camisas que cuerpo en que ponértelas,
mil rayas que te huelen a pijama.
Si la obra es mala, fíjense el teatro.
La calva, radical y venerable.
Las gafas, de curioso impertinente.
Bastón de caña, lazo y panamá.
Qué tal, señor. Ya ves. Galán de barra,
y otra cerveza mientras, no nos saquen
el hígado a concurso de acreedores.
Mis libros, ese hueco, son la herencia.
Me dicen papi y más, que cumplas muchos.
Velas, las que me echen. Sopla. Soplo.
Vendrán más días y traerán pañales.


SONETO PARA EL DÍA 31
donde renuncia a ser felicitado en cumpleaños

Gente feliz que me avisáis por algo‑
ritmos sociales de que soy más viejo,
tendríais que estar hoy en mi pellejo
a ver si os felicito yo por algo

igual. Corre la edad, podenco y galgo.
Me tira una analítica los tejos.
Me acosa el médico de cerca y lejos
me tiene una monjita a sopa y caldo:

–Lebrato, esté usted quieto. –Faltaría
más. –Pórtese y apague ya las velas.
–¿Yo?, ¡que en la vida fui jinete y potro!

Dejadme con la cuenta de mis días
en paz, que el japi berdi huele a esquela
que está puesta a mi nombre, no a vosotros.


Daniel Lebrato, episodios en Lista de espera (2018)

ahora dedicados a mi madre
y a Luis Fernando García Barrón


 

63.

con Pilar en León

Soneto quevedesco en que renuncia
a ser felicitado en cumpleaños.

Gente feliz que me avisáis por algo‑
ritmos sociales de que soy más viejo,
tendríais que estar hoy en mi pellejo
a ver si os felicito yo por algo
igual. Corre la edad, podenco y galgo.
Me tira una analítica los tejos.
Me acosa el médico de cerca y lejos
me tiene una monjita a sopa y caldo:
–Lebrato, esté usted quieto. –Faltaría
más. –Pórtese y apague ya las velas.
–¿Yo, que en la vida fui jinete y potro?
Dejadme con la cuenta de mis días
en paz, que el japi berdi huele a esquela
que está puesta a mi nombre, no a vosotros.

Daniel Lebrato, 31 de mayo (1954‑2017)