De qué hablan cuando hablan de lucha contra la droga, esta es la historia.

Cada vez que oigo sobre mi cabeza el helicóptero de la Guardia Civil, en vuelo bajo, casi rasante, en operación antidroga (también de Agencia Tributaria) sobre la barra del Guadalquivir, deseo y pienso en voz alta que se estrelle el pajarraco, y se salve el piloto.

Ese mi primer rechazo tiene su réplica o continuación en el telediario (ese otro No-Do) que quiere contentarnos con sus noticias que demostrarían las buenas manos, las beneméritas manos en que estamos por nuestra seguridad y Hacienda.

Misma indignación me invade cuando la noticia gira en Colombia o México o los Estados Unidos o en cualquier parte del mundo, por decir Marruecos como sociedad de droga inversa (allí hachís, aquí alcohol) o como Afganistán la exportadora de opio.

Paso a ustedes un artículo Cómo ganar la guerra contra las drogas, de Dan Baum, publicado por Harper’s Magazine en abril 2006, artículo que, por alguna razón me llega ahora cinco años más tarde. No tiene desperdicio. Lean. Lean:

En 1994, John Ehrlichman, conspirador de Watergate, me desveló uno de los grandes misterios de la historia moderna de Estados Unidos: ¿Cómo se enredó Estados Unidos en una política de prohibición de las drogas que ha producido tanta miseria y tan pocos buenos resultados? Los estadounidenses han penalizado las sustancias psicoactivas desde la ley contra el opio de San Francisco de 1875, pero fue el jefe de Ehrlichman, Richard Nixon, quien declaró la primera guerra contra las drogas y puso al país en el camino salvajemente punitivo y contraproducente que todavía sigue. ¿Quieres saber de qué se trataba realmente todo esto?, preguntó con la franqueza de un hombre que, después de una desgracia pública y un tramo en una prisión federal, tenía poco que proteger:

—1968, Campaña Nixon y la Casa Blanca de Nixon. Sabíamos que no podíamos hacer que fuera ilegal estar en contra de la guerra o ser negro, pero al hacer que el público asociara a los hippies con la marihuana y a los negros con la heroína, y luego criminalizar a ambos en gran medida, podríamos interrumpir esas comunidades. Podríamos arrestar a sus líderes, allanar sus casas, disolver sus reuniones y vilipendiarlos noche tras noche en las noticias de la noche. ¿Estábamos mintiendo sobre las drogas? Por supuesto que sí.

La invención de Nixon de la guerra contra las drogas como herramienta política fue cínica, pero todos los presidentes desde entonces, demócratas y republicanos por igual, la han encontrado igualmente útil por una razón u otra. Mientras tanto, el creciente costo de la guerra contra las drogas: miles de millones de dólares desperdiciados, derramamiento de sangre en América Latina y en las calles de nuestras propias ciudades, y millones de vidas destruidas por castigos draconianos que no terminan en la puerta de la prisión.

Ya en 1949, H. L. Mencken identificó en los estadounidenses el miedo inquietante de que alguien, en algún lugar, pueda ser feliz, una astuta articulación de nuestra extraña necesidad puritana de criminalizar la inclinación de las personas a ajustar cómo se sienten. Hemos creado una clase de verdaderos malos: pandilleros, contrabandistas, asesinos. La adicción es una condición horrible, pero es rara. La mayor parte de lo que odiamos y tememos sobre las drogas (la violencia, las sobredosis, la criminalidad) deriva de la prohibición, no de las drogas.

(O sea que el anticomunismo USA justifica en España el todo por la droga de nuestra Guardia Civil.)

Otro día hablamos de los pájaros de fuego, aviones o helicópteros, de la Base de Rota, esa otra patria querida.

Cómo ganar la guerra contra las drogas, por Dan Baum, Harper’s Magazine, abril 2006

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s