el Cojo Manteca ha vuelto a casa.

(fullerías, trampas y trumpistas, vista la semana que llevan.)

Semana después de las elecciones en Cataluña, las noticias vienen a desactivar la victoria del independentismo por mayoría del voto emitido, algo que es gran tragedia democrática para quienes confunden democracia con un resultado -y solo ese- que es el que tienen en la cabeza: no es tan raro el trumpismo como lo pintan.

Y no está de más poner en su sitio el abanico de pequeñas noticias con que los medios han disimulado y nos han hurtado el gran titular que dio el 14F:

Hay mayoría constitucional (art. 151 CE) para convocar de una vez a las urnas y que Cataluña decida lo que Cataluña quiera ser.

(Le guste a usted o no, señor de ancha es Castilla, o señora de la novena provincia andaluza.)

[ver resultados en nota [1]]

A disimular el notición vinieron las primeras lecturas de la noche electoral disimulando el fracaso de la operación Psoe PSC: «Salvador Illa inicia la formación de nuevo gobierno». ¡Qué risa! De 405.000 gugles a 300.000 dan prueba del empeño periodístico en semejante humorada.

Vino después el titular que dio Pablo Casado del PP con su anunciada mudanza de Génova 13. Y vino la ofuscada detención y puesta en prisión del conocido rapero, y ésta cargada de diversas trampas democráticas: desde el juzgado que, de pronto, es noticia por otra pena de cárcel que le caerá a Pablo Hasel, hasta las reacciones en redes o en medios a favor o en contra de Podemos, partido que representa la ambigüedad o indefinición frente al soberanismo (como se vio en su abstención ante la moción de ERC por el referéndum para Cataluña), hilo principal por donde había empezado la semana y que Unidas Podemos se apresuró a esconder bajo la manga centralista o castellanista o por lealtad con el Gobierno de izquierdas del que forman parte.

Hoy nos dicen los periódicos que si los destrozos, que si los radicales, que si terrorismo y antiterrorismo. Quitando esa paja que se ve en el ojo ajeno, no en el propio, quédense con lo principal:

Quédense con

Una Cataluña que sigue adelante y cuyos resultados no enturbian (solo retrasan, y esa es la trampa) debates sobre Pablo Echenique o el vicepresidente Iglesias (si deben o no dimitir), ni modos de entender y comportarse Policía o Mossos d’Esquadra, como tampoco el debate sobre lo que, en principio, se entiende por libertad de expresión o derecho de manifestación (salvo que no hay derecho que a una muchacha le falte un ojo por un disparo antidisturbio).

y quédense con

Unos grupos anti sistema que han vuelto a dar la espalda a lo políticamente correcto, que conciben con buenos ojos salir a la calle contra todo símbolo o mobiliario urbano que represente el orden que el antisistema subvierte o pretende subvertir. Entre gente bien educada como es la Generación Podemos, el Cojo Manteca ha vuelto a casa.

No hay trampa que dos semanas dure y la próxima toca el Día de Andalucía, esa patria enfrentada.


[1] Consultada la página GENCAT, Parlamento de Cataluña al 100 por cien escrutado, el soberanismo consolidado o hecho a gobernar alcanza de 50,73 (ERC + JxCat + Cup + JPeCAT) a 51,23 (incluyendo catalanismo de ultra derecha) y el referundismo 57,6 (sumando a 50,73 el 6,87 de En Comú Podem ECP PEC). Para que se hagan una idea, en Reino Unido el Brexit se decidió 51,9 frente a 48,1. Vean en El País un análisis del voto por grupos o clases sociales y por territorios en Cataluña.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s