Etiqueta: Ramoncín

RAMONCÍN

ramoncin-efe-portada

 RAMONCÍN

–¡A esos, los ponía yo a trabajar! Era la frase que yo oía en los quioscos o en los bares cuando un señor, normalmente un poquito facha, creía dar con la fórmula para arreglar tal o cual conducta antisocial. –¡A ese, lo ponía yo a trabajar! Y como en mi casa manejaban a la perfección lo de o estudias o trabajas, crecí con la conciencia de que el trabajo era un castigo que yo debía evitar. Ya de mayor, he oído continuamente lo del trabajo intelectual, el trabajo cultural, el trabajo artístico, y visto a gente que en su tarjeta profesional ponía escritor, poeta, cosas así. Quizá por eso, profesores como yo, que habíamos bajado el sufrimiento por el trabajo a niveles razonables (¡Qué bien vivís los maestros!), decíamos a nuestro alumnado: –¡Estudia, estudia! Entre este lema y el otro se encierra la sabiduría de la vida. Otro día hablamos de cómo escribir poemas, tocar la flauta, pintar cuadros, debieran verse como actividades del ocio que van al ocio. No son, en puridad, trabajo. Y qué menos que quienes vivan del ocio sean conscientes del privilegio que disfrutan y guarden una conducta ejemplar. Para ejemplar, Ramoncín. Claro que la culpa no la tiene él. Culpable, una sociedad que encumbra a estas criaturas. Y les dejo, que tengo que ir sacando los pastores del belén, que este año me vendrán otra vez con la vaina de un Estado Palestino. Cuentan con el apoyo de Pedro Sánchez y de la clase política. –¡A estos, sí que los ponía yo a trabajar!