breve ensayo sobre la belleza.

Dios me cegó a la contemplación de los museos
de las ciudades históricas.
La historia del arte ‑dijo‑ es también la historia
de quienes levantaron pirámides y catedrales,
rascacielos en Manhattan.
Y qué más da lo que diga la guía
de Venecia, del Machu Picchu o del Faro de Rodas.
No tienes edad ‑disposición, aún menos‑
para albañil o esclavo y no hay dios
que te devuelva la vista a la belleza.


[LISTA DE ESPERA]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s