alumnos

Antonio Córdoba.jpg

 

ALUMNOS

El masculino plural puede ser literal. De ellas a nosotros, literales también, la redirección mental ‑la humillación, si se quiere‑ es, tal vez, diferente. De hombre a hombre, pues, o de 36 años, no es nada, a una cosa allí puesta en un pupitre con los ojos muy abiertos. Para lo que importa, da igual si te entendían o no. Tampoco, si salieron aventajados o si se quedaron a cuarto y mitad del camino. Es un sueño la vida. Un día vuelven desde el corta y pega de su fotito de tutoría y te preguntan ¿Se acuerda usted, quién soy? El usteo no hace más que ensayar un alzhéimer. Por más que te esfuerces, te rindes. Perdóname, Antonio Córdoba, no recuerdo tu segundo apellido.

 / Sevilla 1980; Sanlúcar 2016 /

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s