Etiqueta: Padilla Libros

Bécquer y Camarón, por Benito Moreno

Camarón por Benito Moreno
Camarón de la Isla, por Benito Moreno

BÉCQUER Y CAMARÓN POR BENITO MORENO

En Sevilla y dentro del reciente Homenaje a Bécquer, al cumplirse los 180 años de su nacimiento, se echó en falta a Benito Moreno (n. 1940), pintor y cantautor sevillano que en 1980 se atrevió a meter algunas rimas de Bécquer por canciones y sevillanas. Es verdad que Benito ya no da recitales, pero acude a donde lo invitan, se deja querer cuando lo quieren y está en edad, sin el pretexto de Bécquer, de recibir atenciones y reconocimientos de su ciudad.

Benito Moreno

Lo más escuchado de Benito es Ra, ra, ra, canción de los lobitos que marcan y ganan una pasta a costa de los borreguitos hinchas, tema que José Ramón de la Morena fichó como sintonía para su programa El Larguero en la Ser. Ironías del arte y del fútbol. El último disco de Benito se llama Mis sombras completas (2010).

Benito Moreno, Josele, Máximo y Meli, en Librería Padilla.jpg
Benito, Josele, Máximo y Meli Moreno en Librería Padilla

Una muestra permanente de su obra pictórica o gráfica se deja ver cualquier día en librería Padilla, ahora en Trajano 18, y pinchando aquí. Pasen y vean y, cuando puedan, pónganse los cascos.


–Benito Moreno, Rimas. Cara A. (15’ 55’’) y Rimas. Cara B. (16’ 10’’), comentadas y subidas por Miguel Ángel Alcedo Letrán a su canal de Youtube.

–Benito Moreno, Me han quitado lo bailado (1999), disco donde se demuestra con canciones grandes cómo Benito Moreno es a Sevilla lo que Carlos Cano fue a Granada.

Página oficial de Benito Moreno.

Biografía de Benito Moreno en Música para nostálgicos.


 

LOS LIBROS

TdC Daniel Lebrato La Carbonería 16 10 2014 foto Cristina Montoro (3)

LOS LIBROS

Los libros son una superstición y, quizás, la peor: que hay que leerlos. Si te cae encima una gran mentira o una gran pamplina, pide que no te venga encuadernada. Libros son los de texto y los libros sagrados, repertorio de las barbaridades de donde venimos. Los libros ni son buenos ni son malos. Sirven de adorno, para afirmar la pata de un mueble cojo, tapar un desconchón, arder en la chimenea o para hacer pesas. Sirven también como testigos de que hubo una vez alguien que concibió la gloria. Porque quien escribe pretende añadir un renglón o un solo verso al gran libro de la creación, lo cual es una forma de creer en Dios. Guarden los libros. Un libro, con sus pastas, con su lomo, con su peso, con su volumen, con sus páginas de respeto y con la firma allí puesta: es como una Capilla Sixtina que no nos cabe en la cabeza y, sin embargo, nos cabe. El dedo de Adán como el dedo de ET. Lo que los hombres llamaron la cultura.

José Antonio Moreno Jurado

JAMJ

JOSÉ ANTONIO MORENO JURADO

SEXTINA LIBELADA EN ELSOBREHILADO

 


PALABRAS PARA FEDRO,

de José Antonio Moreno Jurado,

editado por La Isla de Siltolá
y presentado en la Casa del Libro de Sevilla
el jueves 15 de enero de 2015
por Alberto Guallart y Daniel Lebrato,
con Pilar Villalobos y Jose Marrodán.

PLAZA DE LA ENCARNACIÓN

          Cada uno es Cernuda como Dios le ayuda
Daniel Lebrato

Esto que van Padilla y José Antonio
calle Laraña arriba (eso fue el curso
79 y esto es un soneto):
–Ese que ves ahí también escribe.
–Y aquel, y aquel, y el otro, el de la moto:
la ciudad de la gracia o la desgracia
de estos a dedo y ego condenados.
–Si por mi casa pasan con sus gracias,
se las publico, y punto, y de eso vivo.
–Tú, sí, José Manuel, a mí me matan.
–Ven por aquí, que vamos a la plaza
por papeles de estraza y un pirulo
de versos fritos calentitos. –Vamos.
–Y gracias y desgracias: ¡las del culo!
Y luego, en estrambote,
caló el Moreno, requirió el Jurado,
miró al mercado y dijo al hombre: –Póngame
cuarto y mitad de Fedro libelado.



 

FEDRO COMO EL ALBATROS

          Ses ailes de géant l’empêchent de marcher
Charles Baudelaire

Bajaban de la acrópolis turistas
de dos en dos, en grupo, gente sola.
Traían con el sol en los talones
sus cámaras cargadas de cultura
y democracia. Esto que ven será
‑dijo la guía‑ espejo del futuro:
aquí estudió Protágoras con Sócrates,
aquí fue el Siglo Quinto; aquí, el Banquete
–hoy, musgo y lagartija y una sombra
que desenfoca fotos y elegías:
la explotación del hombre por el hombre.
Y Fedro, el descreído,
duda, como el albatros, de sus alas:
si es él ‑no un dios‑ el que hasta el mundo baja.


 

SEXTINA LIBELADA
de José Antonio Moreno Jurado

Mira, Fabio, la rima e las ideas
atendamos de un viejo et subtil monje
que, mensurando la alma del poeta
a fuer de cierta alquimia, de su boca
sacó et su alambique esta receta.
Fuese del año mil. Fuese en Sevilla.

Parió, pues, la cibdad, venal Sevilla,
babamonstruos del diablo en su receta.
Son cornudos corsarios que en la boca,
por parecer que tienen de poeta,
vomitan la maldad que face al monje
mudar por los conventos las ideas.

Poetastros et locas sen ideas
que más parecen sapos. Cierto monje
les cuece los laureles de poeta
et van ansí diciendo por su boca
versillos de almidón et la receta
la venden por las calles de Sevilla.

Truhanes parlanchines en Sevilla
con aguachirle escrito en la receta.
Parnaso sevillano que de boca
prostituye la luz et de poeta
sólo viste la saya de algún monje,
mas non virtud, empero, nin ideas.

Non es de puridad, pues las ideas
aprendieron dormidas, como el monje
que se durmió leyendo a algún poeta
de la latinidad. Después la boca
–¡cuán fácil ser pastiche o ser poeta!–
llaman fibras e esencias de Sevilla.

Mas todos a la postre, ay Sevilla,
tal el falso doctor, te dan receta
de cómo, sin amarvos, et por boca
et non por corazón, serás poeta.
Ansí alcanzan la mala fe del monje
et la poca visión en las ideas.

Saca, Fabio, del monje la receta:
adula con tu boca et tus ideas
si quieres, en Sevilla, ser poeta.