Donante de libros audio leídos en inglés

DOY TODOS LOS AUDIOS DE LA COLECCIÓN DE LIBROS BILINGÜES ESPAÑOL‑INGLÉS DE EL PAÍS

Una forma maravillosa de aprender inglés leyendo y oyendo clásicos de la narrativa inglesa y norteamericana.

Quien quiera oírlos sin el CD (sistema algo obsoleto, la verdad), puede ahora descargarse el audio o los audios que quiera pinchando aquí:

Libros bilingües

Son 29 libros, 63 audios, por su orden alfabético, muy fáciles de descargar.

Yo tuve que hacerles copia pacientemente. Aún sin tener los libros, es una forma muy interesante y divertida de aprender a la vez inglés y literatura.

Si alguien tiene algún problema o no encuentra lo que busca, que me ponga un correo.

De nada.

Daniel Lebrato

Anuncios

Madre coraje o mater dolorosa

MADRE CORAJE O MATER DOLOROSA

Una experiencia personal me lleva a divagar sobre el dolor de madre. Frente a la adversidad, hay madres coraje, que toman el mando, o madres dolorosas, que se dejan llorar. En mi caso, se trataba de un desencuentro entre dos de ocho hermanos que terminó en una historia de buenos y malos, con los siete invocando “el disgusto que se va a llevar nuestra madre”, de 86 años.

Visto que, en principio, a nadie le gusta sufrir ni hacer sufrir, lo primero hubiera sido eliminar el dolor como se elimina un factor común en un problema o, lo que es lo mismo, repartirlo por igual, incluido el mal hermano, que, por muy malo que sea, no está libre de pasarlo mal. Otra solución hubiera venido de la propia madre, con mandar callar al coro que quería representarla. En vez de eso, la madre consintió en su papel de víctima, aun a sabiendas de que iba a añadirle otra nota negativa al hijo que empezó siendo el malo y terminó, encima, solo.

La equivalencia evangélica no pasará inadvertida. Lo que sufrió Jesús por los hombres es lo que sufre la madre por la familia: idéntica en su sacrificio aceptado y en su resignación. El malo es Judas, y los demás: a ver quién se gana la medalla de Discípulo Amado, título apetecible en una familia tan numerosa. En este cuadro, no faltará el converso que exagere sus distancias con el hermano malo, al que antes tanto quería, ni faltarán estampas parecidas a las negaciones y lágrimas de San Pedro o al lavado de manos de Pilatos. Lo que no hay es Longinos, alguien a pie de cruz arrepentido.

Lo más crudo es que sin dolorosa bajo palio no hubiera habido procesión y sí, en cambio, un lenguaje que no obligaba a la madre a tomar partido por ninguno o a tomarlo, como Madre Coraje, por toda la familia unida. No sabemos si María la Virgen ‑madre de hijo único‑ habría llamado a capítulo a sus hijos divididos, pero en la parábola del Hijo Pródigo se aconseja acudir al hijo descarriado, que es, de todos, el que más lo necesita. Claro que, para eso, hay que bajarse del paso.

Daniel Lebrato, 22 de enero de 2015

Palabras para FEDRO, de José Antonio Moreno Jurado

­

PALABRAS PARA FEDRO,
de José Antonio Moreno Jurado,

editado por La Isla de Siltolá
y presentado en la Casa del Libro de Sevilla
el jueves 15 de enero de 2015
por Alberto Guallart y Daniel Lebrato,
con Pilar Villalobos y Jose Marrodán
­
­
­
PLAZA DE LA ENCARNACIÓN

          Cada uno es Cernuda como Dios le ayuda

Daniel Lebrato

Esto que van Padilla y José Antonio
calle Laraña arriba (eso fue el curso
79 y esto es un soneto):
–Ese que ves ahí también escribe.
­
–Y aquel, y aquel, y el otro, el de la moto:
la ciudad de la gracia o la desgracia
de estos a dedo y ego condenados.
–Si por mi casa pasan con sus gracias,
­
se las publico, y punto, y de eso vivo.
–Tú, sí, José Manuel, a mí me matan.
–Ven por aquí, que vamos a la plaza
­
por papeles de estraza y un pirulo
de versos fritos calentitos. –Vamos.
–Y gracias y desgracias: ¡las del culo!
­
Y luego, en estrambote,
caló el Moreno, requirió el Jurado,
miró al mercado y dijo al hombre: –Póngame
cuarto y mitad de Fedro libelado.
­
­
­

FEDRO COMO EL ALBATROS

          Ses ailes de géant l’empêchent de marcher

Charles Baudelaire

Bajaban de la acrópolis turistas

de dos en dos, en grupo, gente sola.

Traían con el sol en los talones

sus cámaras cargadas de cultura

y democracia. Esto que ven será

‑dijo la guía‑ espejo del futuro:

aquí estudió Protágoras con Sócrates,

aquí fue el Siglo Quinto; aquí, el Banquete

–hoy, musgo y lagartija y una sombra

que desenfoca fotos y elegías:

la explotación del hombre por el hombre.
Y Fedro, el descreído,

duda, como el albatros, de sus alas:

si es él ‑no un dios‑ el que hasta el mundo baja.

­

­

­

La trampa del programa

LA TRAMPA DEL PROGRAMA en Google Doc

LA TRAMPA DEL PROGRAMA

En muy pocos puntos se resume el propósito y el significado de un proyecto político de cambio. Con muy pocos titulares, con buena publicidad y sin demasiados nombres propios que acaben en acoso mediático o en culto a la personalidad. Y sin caer, tampoco, en la letra chica del programa: medidas, plazos y cuantías que no hacen más que servir de argumento al enemigo, como se está viendo en el tratamiento a dirigentes y propuestas de Podemos. Lo que importa es lo que une, más que jugar a si se suben o se bajan los impuestos o qué será de la deuda pública. Todo habrá que discutirlo, pero de momento el programa no haría más que dividir: unos, con su carta a los reyes magos de los partidos y estos ofreciendo política a la carta. En vez de eso, que el cambio consista en acabar con el trío PP, PSOE y Casa Real y en abrir un proceso constituyente, planteando las próximas elecciones generales como un referéndum, de sí o no, o como la toma del Estado, que es modernamente la toma de las urnas, y con su mismo lenguaje: democrático, pacífico y virtual. Y, por supuesto, constitucional.

Izquierda Unida, Podemos o el proyecto que agrupe a las siglas por el cambio necesitan tres quintos o dos tercios de las Cortes para dejar en suspenso la Constitución de 1978 y poner en cuestión: (1º) la forma y jefatura del Estado, (2º) el mapa de España, con autonomías o federaciones, (3º) la españolidad de Ceuta, Melilla, Andorra, Gibraltar y bases de Rota y de Morón, (4º) hacia la neutralidad de España en el concierto de las naciones, (5º) con renuncia a la guerra como forma de resolver conflictos, y (6º) hacia los Estados Unidos de la Península Ibérica o como se quieran llamar.

Cuando todo eso está por ver, lo mejor es no discutirlo ahora, sino una vez tomado el Congreso, vía democrática, en las Elecciones Generales de 2015. Izquierda Unida, Podemos o quienes se sumen al proyecto tienen que recoger la abstención, el voto en blanco, el voto indignado y el voto proveniente de cualquier otra formación política, con tal de que quien vote el proyecto sepa que está votando por una nueva época y otra manera de hacer las cosas.

Vamos a seguirle el juego a quien acusa al cambio de populismo y de que el cambio no tiene programa: no lo tengamos. Ni tontos ni marxistas, primero ganemos la mayoría y ya veremos en qué la gastamos. Una mayoría estadística sabrá imponer sus prioridades y sabrá por dónde empezar a hacer política. Cuando el programa sea la gente al frente del Estado.

La trampa del programa, diciembre de 2014