Inclusive o exclusive (una cuestión teológica)

La clave está en al tercer día resucitó
¿INCLUSIVE O EXCLUSIVE?
Al tercer día lo mismo significa 48 que 72 horas: ¿domingo o lunes?

Tampoco en la luna de parasceve se ponen de acuerdo los autores. Unos la señalan como la primera luna llena de primavera (hablamos siempre del hemisferio Norte o Boreal) y otros, como la luna del viernes judío, de antes del sabat. La palabra parasceve está en Mateo (27,62), Marcos (15,42), Lucas (23,54) y Juan (19,31). Su sentido es viernes: preparación del sabat o día sagrado. Pero en Mateo la parasceve cuando mataron a Jesús no fue viernes sino jueves: «al otro día, que era el siguiente a la parasceve, dijeron a Pilato: manda guardar el sepulcro hasta el día tercero».

De ahí, que a unos les salgan las cuentas hasta el domingo y a otros, hasta el lunes. Por eso, el Lunes de Pascua es festivo en medio mundo y, aquí en España, en varias comunidades autónomas.

La cuestión no es baladí (palabra que, por sí misma, ya es bastante baladí). Poneos en lugar del protagonista. El tiempo, allí esperando a que funcionara el milagro, se le tuvo que hacer (iba a decir) eterno (porque, si él era Dios, ¿se le pudo hacer el tiempo eterno?). En fin, que estaría deseando que vinieran los imagineros andaluces, como quien dice los fotógrafos de entonces, a inmortalizarlo a él en aquella levantá tan esperada. A algunos, les salió un poco amanerado y, a otros, en plan tranquilos, que aquí no ha pasado nada.

Daniel Lebrato, Ni cultos ni demócratas, 5 del 4 de 2015

Anuncios

Bien merece Nueva York un verso libre

BIEN MERECE NUEVA YORK UN VERSO LIBRE

Bien merece Nueva York ‑como los pobres, como los ricos‑
un verso libre. Y a lo mejor mañana -si me dejan
Walt Whitman, José Hierro, Juan Ramón y García Lorca‑
lo escribo y ese día será el Día
solo con que tú lo quieras o aunque yo no lo escriba.
–Bienvenidos ‑dirá la estatua mirándose en el Hudson‑.
Me daba envidia esa que llaman en Europa la Gioconda
y que le vayan dando a la Columbia Pictures.
Bien mereces, Nueva York, un verso libre.

Microrrelato espectacular

ESPE[CTA]CULAR

Prólogo a un microrrelato espe[cta]cular

Espectacular se sabe lo que es. Especular, también: homófono perfecto de un verbo muy desagradable (pues a nadie gustan los especuladores) y de un adjetivo de lo más divertido: perteneciente o relativo a los espejos, que son a la narrativa lo que la rosa, a la poesía. Lo que no dice el Diccionario y sabe quien maneja las rarezas de la caligrafía: especular. Escritura que da a primera vista el negativo de la escritura habitual, que se revela al proyectar lo escrito en un espejo o leído al trasluz. Es lo que vemos en los vehículos de ambulancia y de bomberos, que están rotulados pensando en los espejos retrovisores. Leonardo da Vinci era muy hábil manejando la especular, con ánimo de dejar a dos velas a mirones y copiones de sus fórmulas. Leonardo era ambidiestro pero prefería escribir con la izquierda, dirección que facilita la caligrafía especular para, además, no mancharse uno como un chupatintas. Tiempo de secado de las tintas antiguas: vaya usted a ver, con aquellos pergaminos y palimpsestos que entonces se usaban. Las actuales tintas líquidas son de secado casi instantáneo, por competir con la tinta espesa e instantánea de los bolígrafos, feroces depredadores naturales de las plumas, mucho más pacíficas.

Próximo estreno del microrrelato Espe[cta]cular en Tinta de calamar, si no fuera PUBLICIDAD.

verdades y mentiras de la Semana Santa de Sevilla

VERDADES Y MENTIRAS DE LA SEMANA SANTA DE SEVILLA

Hay poca diferencia entre mitificación, mistificación y mixtificación de la cultura popular. La antropología se justifica como ciencia y los ayuntamientos logran un sello de garantía para que a la fiesta popular se la declare patrimonio de la humanidad o, cuando menos, la Junta, bien de interés cultural. La bibliografía de la Semana Santa de Sevilla coincide en algo como muy rico y muy complejo, tanto, que la casa del laicismo se queda sin barrer.

MIXTIFICACIONES DE LA SEMANA SANTA DE SEVILLA (SSS)

  1. «Es tradición.» Una tradición vive sola, sin estímulos (como el refranero). Para saber qué queda de tradicional en la SSS, habría que verla sin apoyos ni dineros institucionales.
  2. «Es arte.» Gótico, Renacimiento y Barroco darían arte allá en su siglo, pero desde el 19 lo que fue gótico o barroco será neogótico o neobarroco, o artesanía. Cultura o Bellas Artes tendrían que acreditar la antigüedad de cada procesión y méritos artísticos de sus imágenes y patrimonio. El cristo de la Vera Cruz, el más antiguo de la SSS, escenifica su salida con un recogimiento medieval que data de ¡1942! No hay virgen moderna que no imite a la Macarena ni Cristo que no se mida con los de Montañés o Juan de Mesa.
  3. «Es la fe de mis mayores.» Fe sería en la Edad Media y para ser religiosidad popular al pueblo le falta educación, que es adecuación, por ejemplo, a la hora de aplaudir o de guardar silencio. La SS respondía a la vida social y ésta, a exigencias gremiales o estamentales. Si para entrar había que pasar pruebas de limpieza de sangre o de nobleza, para procesionar bastaba la papeleta de sitio. Por eso los nobles mandaban en su lugar a un criado. El antifaz lo consentía todo y salir en penitencia propiciaba las conversiones. Se admitían no bautizados.
  4. «Es Iglesia.» Distinta es la catequesis en los barrios y en el Centro y es vieja la pugna entre hermandades, párrocos y jerarquía. La SSS no la controla el Palacio Arzobispal sino el Consejo General de Hermandades y Cofradías, auténtico grupo de presión en la ciudad.
  5. «Es Evangelio y liturgia.» Solo cuando toca Santo Entierro Grande los pasos se ven por orden didáctico y cronológico. Hay advocaciones de Adviento impropias de penitencia: el Carmen, la Esperanza o la O. Son de Gloria la virgen del Rocío y Jesús Resucitado, que lleva un anacronismo de penitentes cuando la Cuaresma ya terminó.
  6. «Es Sevilla.» El rearme ideológico de afirmación cristiana hace que la Sevilla no practicante se sienta extraña. Si todos se santiguan, y tú no te santiguas. Si no te quitas el sombrero. Si vas con mucho escote. Si no compartes la dedicatoria de una levantá.
  7. «Es espectáculo.» Había dos maneras de ver las procesiones: la estática, de quienes cogían sitio para ver desde la cruz de guía hasta el del bombo, y la dinámica, de quienes iban al encuentro de los pasos. Ahora, entre vallas, policías y gente que espera, ya es imposible ver la SSS como se veía. Las sillitas plegables y los carros de bebé han hecho el resto y cada procesión parece la cabalgata de Reyes.
  8. «Es fiesta de primavera.» Hay primavera en todas partes y en todas las fiestas, exaltación de los sentidos. Nada tienen las fiestas de Sevilla, Semana Santa y Feria, que no tengan otras, salvo el punto de vista del señorito, al que el pueblo teme, odia e imita.
  9. «Es rentable.» El Ibex de hermandades está en 60 que van a la catedral, más 11 previas o periféricas: 71. El Pib para la ciudad, no se discute: temporada alta. Otra cosa es que hay ciudades turísticas que no dependen del turismo de temporada: París o Nueva York.
  10. «Es total.» El Domingo de Ramos basta ver la Estrella, la Amargura y el Amor. De jueves a Viernes Santo, se puede ver todo, aunque con reparos: de madrugada, con llegar al cristo del Calvario es suficiente y, el Sábado, Santo Entierro y Soledad. Ése es el total.

Daniel Lebrato, La fiesta según Sevilla en Ni cultos ni demócratas, 3 del 4 de 2015

LAS TRES CONDICIONES DE PODEMOS, segunda parte de SUSANITA TIENE UN RATÓN

LAS TRES CONDICIONES DE PODEMOS
segunda parte de SUSANITA TIENE UN RATÓN

Si Podemos no vota en contra de la investidura de Susana Díaz, Podemos se habría desconfigurado. Y no nos vengan con las tres condiciones que pone ahora Podemos, porque ni estaban en su campaña ni en conocimiento de sus votantes. Recuerde Podemos cómo empezó la partida y cómo terminó. Las tres condiciones serán todo lo progresistas que ustedes quieran, pero desconocen dos cosas: la jugarreta que el Psoe le hizo a IU (¿no merece IU que Podemos se ponga en su lugar?) y el gasto que ocasionó al dinero público una decisión de interés particular (del Psoe, como partido). Si tanto fue el triunfo de Susana Díaz, ¿por qué ahora necesita pactar? Pacto: cero; condiciones: ninguna; y voto: contra su investidura. Es su problema, doña Susana. ¿Quería usted elecciones?, pues se va a hartar. O pacte con la derecha, a ver la próxima convocatoria quién de izquierdas votará al Psoe.

Daniel Lebrato, 2 del 4 del 15

La estrategia del rumiante

LA ESTRATEGIA DEL RUMIANTE

El aparato digestivo de los rumiantes se caracteriza por poseer varias divisiones: cuatro en bovinos, ovinos, caprinos y cérvidos. En sucesión continua desde el esófago hasta el duodeno, las cuatro cavidades son: rumen, panza o herbario; retículo, redecilla o bonete; omaso, libro o librillo, y abomaso, cuajar o estómago verdadero.

La estrategia del rumiante consiste en reservar los correos que piden una lectura sosegada hasta su debido tiempo y ocasión, y no desperdiciarlos haciendo que los leemos por telefoninos de pequeño formato. Desde que Whatsapp manda en nuestras vidas, el último lector que se está perdiendo no es el de libros en papel, por pasarse al libro electrónico, sino que sencillamente tampoco se lee en digital o se lee en plan chapuza. También las fotos están perdiendo su derecho a su tamaño y a su formato. Tendríamos que darle a cada comunicación su medio. El teléfono, para hablar; la mensajería tipo whatsapp, para avisos cortos y rápidos; y la vieja arroba del ya viejo correo electrónico, para cuanto sea de ver o leer y disfrutar, y para guardar, si lo merece, en nuestra nube o en nuestro disco duro. Y hablando de fotos, y de vídeos, ya que en general las vemos en formato horizontal (más ancho que alto), tendríamos que disparar la cámara en la misma postura que queramos verlas, así sea lo fotografiado una persona de pie. Si no, creyéndonos que estamos dándole más altura a la persona fotografiada, lo único que hacemos es provocarle a la foto un paspartú de espacios en negro a uno y otro lado. Naturalmente, si el destino de la foto es un formato vertical, en vertical se hace el disparo.