mayorías y minorías

MAYORÍAS Y MINORÍAS

Nuestro ángel de la guarda se divide en dos. Un ángel de la mayoría, que evita que nos dispersemos demasiado, y un ángel de la minoría, que tira de nuestra individualidad, diría el tópico, para que no seamos todos iguales. El riesgo de las mayorías es caer en pensamientos planos, totalitarios. El riesgo de las minorías es apurar el victimismo para después virar a su contrario: el orgullo. ¿Qué mérito tiene y qué motivo de orgullo hay en ser gay? En derecho constitucional, muchas legislaciones se tienen por democráticas y, sin embargo, piden un mínimo de un 5 o hasta de un 10 por ciento para tener derecho a representación. ¿Se han parado a pensar la cantidad de opiniones y de perfiles humanos que caben en un 5 o en un 10 por cien? En España, el mínimo es del 3: ya quisiera un club tener una masa de seguidores de tres de cada cien españoles. En una reciente crisis dentro de una familia de ocho hermanos, siete contra uno, lo que más se oyó decir a la madre fue: hijo mío, te vas a quedar solo. El caso vale para ejemplificar comportamientos reflejos, gregarios, que son la base de grandes tareas colectivas, de grandes Fuenteovejunas, y de situaciones de acoso, de odio a terceros, a lo raro, a lo desconocido. Si en política es legítimo aspirar a la mayoría, en la vida social es un error elevar las vidas privadas, con sus creencias, ideologías y supersticiones, a categoría de públicas y colectivas. Ocurre cuando queremos que dineros públicos financien las corridas de toros, porque se consideren un bien cultural; la Semana Santa, porque es la religión mayoritaria; o las ferias, porque son intrínsecas a nuestro genio alegre, beneficiosas para la economía local. Las grandes pasiones o aficiones, en vez de ampararse en conceptos tapadera (costumbre, cultura, tradición o civilización), tendrían que ir pagando de su bolsillo sus puestas en escena y sus consumos. Yo, como contribuyente por la delegación de Hacienda de Sevilla, veo que parte de mis impuestos va a parar a los toros, a la Semana Santa, a la Feria, sin que, en mi declaración, Hacienda me pregunte qué obra social o colectiva quiero subvencionar. Por no hablar de que estoy sufragando los polvos enamorados de mi vecino con mi vecina, que se han apuntado al Plan de ayuda a la familia, ya van por cinco, tres hijas y dos hijos, y persiguen el sexto, que sea varón y que iguale la partida, para ir todos a colegios privados concertados, con mi dinero también. En precario el Estado del Bienestar, con mayúsculas, es urgente que cada quien se pague su bienestar, sus gustos y sus creencias. Y no hablamos de solidaridad ni de socorro social, sino de gastos festivos o cargados de ideología. Si hay tanto rociero, no ha de faltarle al Rocío para financiarse como evento que ha de cumplir una normativa (respeto al medio ambiente, las hermandades; derecho a manifestación, las procesiones; deber de no maltratar a los animales). Y en política, es de ley que, si un partido refleja el uno por cien de la sociedad, ese uno pase a ocupar el porciento que le corresponde en los órganos de representación. Y si hay que poner más escaños en la asamblea, se ponen. La política concebida como voluntad y representación no costará más por que haya más cargos electos. Al contrario. Inspirados en el bien común y en el servicio público, mismos valores cívicos que presiden la formación de jurados populares, mesas electorales y comunidades de vecinos, los cargos representativos nada tendrán que ver con el político profesional que conocemos. La estadística no es cara, los turnos al azar combaten lo que el poder corrompe, y combatir el culto a la personalidad ahorraría, nada más que en gastos de protocolo, millones al Estado.

Daniel Lebrato, Ni cultos ni demócratas, 19 del 6 de 2015

Anuncios

doble golpe de Estado en España

DOBLE GOLPE DE ESTADO EN ESPAÑA

A propósito del Acuerdo de Libre Comercio que se está cociendo en Washington, para Estados Unidos y la gran empresa comerse a Europa, el economista Alberto Garzón cita a otro economista, el alemán Friedrich List, que resume la táctica del ALC con esta imagen: quien alcanza la cumbre de la grandeza retira la escalera por la que ha trepado para impedir a otros trepar tras él. El Acuerdo de Libre Comercio (TLC o TTIP: Transatlantic Trade and Investment Partnership), ha pasado casi desapercibido en España. Una de las tentativas de acercarlo a la opinión quedó sepultada hace un año, en mayo de 2014, cuando PP y PSOE rechazaron la moción de Izquierda Plural de someter el TTIP a referéndum. El TTIP dará el mando legal de nuestras vidas a la Troika. [troika. En Rusia, trineo tirado por tres caballos y equipo político dirigente de la antigua Unión Soviética: Presidente, Jefe de Gobierno y Secretario General del PC.] En Europa, la Troika es el trío formado por Comisión Europea (UE), Banco Central Europeo (BCE) y Fondo Monetario Internacional (FMI), tres mosqueteros que por ahí fuera son cuatro: FMI, Banco Mundial (BM), Organización Mundial de Comercio (OMC) y agencias de calificación de riesgos (o rating). En el contexto de los rescates financieros de países de la Unión Europea, la Troika impone su política y, a cambio, el país recibe financiación del FMI o del BCE. Ahí se debate Grecia. El ALC regularizará los mercados de una forma sin precedentes, al tiempo que los gobiernos tendrán muchos problemas para legislar en pro de sus ciudadanos. La ALC es la burla de la aldea global: global, el gran capital y, aldeano, el resto.

Para que el golpe cuele, hace falta una clase política que lo encaje. Básicamente, se trata de aprovechar el discurso de que estamos saliendo de la crisis, para la derecha económica asegurarse su hegemonía mediante un truco que a muchos engaña: la necesidad de mayorías fuertes, frente a la inestabilidad que suponen pactos o coaliciones, que el presidente Rajoy ha llegado ya a llamar anti democráticas. Suponiendo que, en política, nos dividamos en dos (PP/PSOE; o tres, como mucho, sumando partidos nacionalistas), lo indudable es que la vida social no se divide en dos y que cualquier golpe a las minorías es un golpe al Estado. La ley electoral no es la Constitución, pero es ley orgánica, parte inseparable y previa, según quién vota y qué se vota. El PP no reúne las tres quintas partes suficientes para reformar por las buenas la ley electoral, así que lo hará por las malas, artimañas legales las que sean, en Consejo de Ministros y por decreto ley.

La jugada es redonda. La reforma electoral deja el Parlamento sin minorías molestas (no digamos anti sistema) y Parlamento y Gobierno darán el dulce sí al Tratado de Libre Comercio. Al lado del Mercado Mundial, yo, en El Jueves, y otros en otros mercadillos. Tenemos un futuro, unos huevos y unos ovarios, que nos los pisamos.

Daniel Lebrato, Ni tontos ni marxistas, 18 del 6 de 2015

EL JUEVES DE SEVILLA INSTRUCCIONES DE USO

EL JUEVES (2)

La base del Jueves consiste en sacar la tienda a la calle tiendas que son tiendas todos los días del año, lo que quiere decir que cualquier día es bueno para venir a Feria. Se encontrará usted antigüedades, segundas manos en pequeños muebles, cosas, ropa, libros, discos, tebeos y un etcétera de rarezas. Lo que no hay en calle Feria es tiendas de Semana Santa, aunque al Jueves van a dar todas las glorias de Sevilla y se encuentran túnicas de nazareno, como después trajes de gitana para la otra Feria. Al Jueves conviene acudir con alguna motivación, por lo menos al principio, hasta que usted se maneje. Pensar en casa: me falta esto o aquello, algo raro que el comercio convencional no pueda ofrecerme. Como a los pícaros de Cervantes, no viene mal tampoco ir con un o una guía, alguien que conozca el tinglado y nos oriente. Si no, no pasa nada, cualquier usuario de rastros o mercadillos se maneja aquí perfectamente. La leyenda negra de los Jueves, de robados y de cuidado con la cartera y con el bolso, es como en todas partes donde hay concentración de gentes y hay miseria. Lo que más molesta la visita es la gente que va de paso, y tiene derecho, claro, y atraviesa la calle a ritmo de marcha y con perros, carros, carritos o bicicletas. Las bicis, ni aun a mano y en pie a tierra, no pintan nada en la bulla, salvo que la goma de las ruedas nos pinten de negro faldas y pantalones si nos rozan. El Jueves es muy sociable pero bichear los puestos es arte solitario. No hay dos personas que se interesen a la par por la misma mercancía. Horas, hay dos. Un turno de primera hora, que acaba en café y admite aguardiente o carajillo. Y un turno pasado el mediodía, que termina en Vizcaíno, en Remesal o en Casa Pepe, entre cervezas. A primera hora hay de todo y a última, la del remate, se consiguen precios tirados. No está bien buitrear a los amigos pero a ellos también les viene bien aligerar la carga de regreso cuando hay que levantar el puesto. La regla del regateo es pujar a la mitad. Si por algo le piden 100, no pague más de 50, salvo si es precio de anticuario, que son quienes mejor saben lo que tienen entre manos y podríamos ofenderlos malbaratando su mercancía. Si quien vende no tiene ni idea del valor de lo que vende, está usted de enhorabuena. Hable usted con los puestos. Pregunte y pida. Encargue. Y si tiene algo en casa que no le sirva, llévelo al Jueves y el Jueves se lo recicla. Compre o no compre, pásese por Padilla Libros en el número 4, donde verá cómo se hacen libros, y siga hacia la Cruz Verde y, desde allí, hasta Omnium Sanctorum y el Mercado. Detrás, tiene el palacio de los Marqueses de la Algaba, muy interesante y relajado Centro del Mudéjar, donde podrá usted hacer uso de unos lavabos públicos y unos servicios excelentes, y, dentro del Mercado, su maravilloso bar. En invierno hay que abrigarse y en verano es un corredor fresquito que no se encuentra en Sevilla. Es buen lugar para juntarse el grupo o la pareja y contar, entre cervezas y tapas, cómo ha ido la mañana, qué cosas hemos comprado. Yo debo al jueves la mitad de mi estampa. La Veloz, mi primera bicicleta, de frenos de varilla, la compré aquí. Mi querida Beatriz, que fue mi primer bastón. Mis cañas de paseo, mis pañuelos, mis chalecos, mis sombreros, mis gafas, mis alfileres y mis escuditos de lebrato, todo lo busqué en el Jueves y me lo puse encima, no lo guardé en el ropero. Así fui siendo como el patriarca, como el padrino, como el tito, como el abuelo, como el gitano, como el canijo y como el colega, parte de un mundo que en mí es tan falso, que parece auténtico. A eso se puede venir al Jueves, a desexistir perdido en tu circunstancia, por partes y con paciencia, de Jueves en Jueves.

Daniel Lebrato, La fiesta según Sevilla, 18 del 6 de 2015

enlaces: El jueves (1), fotos.

mientras por competir con tu maestro

jerez 11.03.87 ignacio espinajerez 11.03.87 andrés tudela
Tudela a Rafa Kings, como Cyrano
de Bergerac al joven de Valvert,
le da un repaso digno de volver
al cole a repetir el castellano.
Si Rafa hizo rabona, no me meto,
lo cierto es que está muerto de un soneto.

MIENTRAS POR COMPETIR CON TU MAESTRO
(versión completa)

Hablando de humor y como llevamos una semana muy seria, con esto del silencioso golpe de Estado que quieren darnos, eLTeNDeDeRo regala a su club de fans una muestra del mejor humor escolar que se haya visto jamás, y que acaba de publicar El Sobre Hilado.

Intervienen: el profesor Ignacio Espina (muerto en 2008) y sus alumnos Arturo Bouzas Giner, Bebo, y Andrés Tudela, Tudela. Corría el curso 86‑87. Estamos en el instituto Luis Cernuda, de Sevilla. En lo que duraban las clases de literatura, Bebo y Tudela se atrevieron a sacarle rimas jocosas, mayormente sonetos clásicos, a su profesor Ignacio Espina, que los adoraba. Entre los tres se cruza una correspondencia maravillosa muestra de literatura satírica con sabor a Góngora y Quevedo. Yo daba clases en el instituto de al lado (extensión del Cernuda, Ies número 20, La Paz, Salvador Távora). Mi periódico El Corcho (flota, flota y no hace la pelota) era hermano de The Fly, la revista tebeo de Tudela donde el vuelo de una mosca marcaba el vuelo de su instituto, del barrio y de la ciudad. A mis manos llegaron aquellos sonetos geniales y quise publicarlos en El Sobre Hilado, algo que Ignacio no quiso pero que, ahora que él no está, quizá publiquemos algún día Bebo, Tudela y yo (como corrector de pruebas). El caso es que, pasado el tiempo, Rafa Kings, exalumno de aquellos años, ha tenido un altercado en Facebook con Andrés Tudela a propósito del viaje de Felipe González a Venezuela y ha borrado a Andrés de su muro (FB llama muro, que suena tan feo, a lo que sería mural, o tablón). Rafa Kings quiso justificar su borrón y no se le ocurrió otra cosa que hacerlo, ¿qué diremos?, ¿en verso? Lo que sigue son los ¿versos? de Rafa Kings, los de Tudela, en respuesta, y los míos, comentando la jugada y cerrando terna. Yo llevaba años queriendo escribirles algo a estos dos gansos que han sido Bebo y Tudela y al trío de oro que formaron con Ignacio Espina, mi amigo, quien supo vencerles en todos los juegos florales que se echaron en vida. Va por los tres, y en homenaje.

MIENTRAS POR COMPETIR CON TU MAESTRO
(versión completa)

Contiene un soneto disponible en your name here,
con amplio repertorio de nombres propios profesor/profesora,
alumnos/alumnas.

Haga su pedido a eLTeNDeDeRo.

Daniel Lebrato, 17 de junio de 2015

NO SE BAJA VIVO DE UNA CRUZ

NO SE BAJA VIVO DE UNA CRUZ
Lo público y lo privado en torno a Guillermo Zapata

El caso del concejal Guillermo Zapata abre tres vías de diálogo, las tres muy interesantes: los límites del humor, la política como oficio y la memoria en tiempos de Internet. La memoria de Internet es nuestra memoria. De ésta, aprendemos a no escribir nada en la red que pueda ofender. Dicho esto, viendo al político pedir perdón entre sudores fríos, dio la impresión de que este hombre necesita el trabajo, necesita el sueldo. Por eso, dimite de cultura y no de concejal de distrito, cargo que está, con dedicación exclusiva, muy bien pagado. Y la pregunta es: ¿conviene pagar por la dedicación a la política? El político tendría que ser un voto entre otros votos, en comisión o en pleno, o, vale, en su despacho, pero eso, ¿cuánto tiempo exige a la semana, al día? El peso de la gestión municipal está o debería estar en cuerpos técnicos, de peritos, ingenieros, contables, interventores y administradores que pertenecen a la escala laboral, no a la política. En todo caso, un cargo elegido no debería cobrar más que lo que cobraba en su trabajo antes de ser elegido y, si el elegido no tenía trabajo o no tenía ingresos, con que cobre el salario mínimo interprofesional es suficiente. Y a las personas ricas, por encima de un nivel que se fije, habría que prohibirles entrar en política. No les dolerá: seguro que, entre su fortuna y la política, eligen su fortuna. Si con el estatuto del político pobre nos libraríamos de quienes quieren hacer carrera de la política (la política como algo de lo que se puede vivir), con el estatuto del político rico nos libraríamos de quienes entran en política para sus negocios. Después de poner a un Pujol, un banquero, al frente de un Estado o a un Berlusconi, un rico entre los ricos, nos quejaremos de que trafiquen o trapicheen. Hasta ahora, el argumento Piensos Sánders es que hay que retribuir muy bien el cargo público para que el cargo no se deje corromper. Tiren de ese argumento y a ver a dónde lleva. La sospecha es que Guillermo Zapata, sin cargo retribuido, también hubiera dejado el acta de concejal y habría quedado como un personaje, no heroico, pero sí redondo. Mientras que, ahora, nos quedamos con la duda de saber sus límites morales cuáles son y cuáles los límites de la instalada clase política que un partido como Podemos no cuestiona: maquilla con bajarse el sueldo ediles y alcaldesas que, aun con la rebaja, siguen ganando una pasta. En cuanto al sentido del humor del atribulado señor Zapata, Zapata tiene razón: con la excusa del humor, no se puede hacer daño a personas particulares (Irene Villa o Marta del Castillo). La broma, unidad mínima del humor, es un derecho del receptor, no del emisor. Pasa como con los piropos. ¿Sin mi consentimiento? No, gracias. Otro asunto es meternos o gastar bromas con instituciones o personas públicas que, por serlo, han de aguantar. Cuando la revista El Jueves publicó en portada una viñeta del entonces príncipe buscándose el plus de natalidad de Zapatero con su chica en la cama, el príncipe era la institución, la Corona con mayúscula, y si la Corona se personaliza en el príncipe es porque él se deja, así que no le quedaba otra que aguantar carros y carretas. Lo mismo vale para la pitada del Camp Nou: el público abuchea o silba lo que no le gusta y ese riesgo corre quien sube a escena; otras veces le aplauden. Quemar banderas no está bien, puede ser muy agresivo y manchar la calle, pero la bandera en sí no es más que un símbolo de algo que no tiene por qué gustar. Y si guiso un crucificado (receta: Javier Krahe), como si le echo patatas con huevo frito. El argumento de que no se puede ofender la sensibilidad de los creyentes es imposible en un mundo de creyentes. El Betis Balompié también tiene sus fieles y no se nos ocurre blindar el concepto Betis para que nadie se meta con él, qué tontería. Distintos son los chistes con Lopera (de buen gusto, yo no oí ninguno). Lopera, como particular, merecía estar a salvo de burlas de grueso calibre contra su persona, pero como presidente público de un club público tenía que soportar lo que le viniera encima, o mandar caso por caso, chiste por chiste, a los tribunales. Charlie Hebdo tiene razón. Nada hay privado en Mahoma o Jesucristo. Si me meto con ellos, que sean ellos, Mahoma o Jesucristo, no sus creyentes, quienes se defiendan o me lleven a juicio. Ya lo dijo Cortázar: No se baja vivo de una cruz.

Daniel Lebrato, Ni cultos ni demócratas, 17 del 6 de 2015

limpio golpe de Estado en España

LIMPIO GOLPE DE ESTADO EN ESPAÑA
***

Ayer salí de la siesta con una pesadilla. Por la tarde, fuera de horas de oficina, jamás abro el ordenador y ayer lo abrí y me puse en plan alcalde de Móstoles a hacer una llamamiento a los demócratas (yo, que no soy demócrata) y a salir en defensa de la democracia que tenemos, que, al menos, ha permitido limpiar algo el mapa de España. La pesadilla fue esta:

1º) La derecha económica ve que el PP se desmorona y necesita un partido de recambio.

2º) El partido de recambio es Ciudadanos, más modernito y sin manchas de corrupción.

3º) Antes de irse, el PP debe dejar un plan viable de sucesión que afiance el bipartidismo, lo que se traduce en que, aprovechando su mayoría, el PP tiene que (1º) establecer por ley que mande la lista mayoritaria, (2º) imponer una segunda vuelta entre las dos listas más votadas y (3º) anticipar las elecciones generales (así dejan a Cataluña sin su jugada independentista).

El mapa político de España se reduciría a dos partidos que no van a ser nunca los dos de izquierda ni los dos de derecha, con lo que el bipartidismo está garantizado. Es un limpio golpe de Estado o golpe de Estado técnico, que borra a las minorías. El golpe se da pacíficamente y dentro de un marco constitucional que lo disfraza. Se vio en Italia, cuando la reforma de Matteo Renzi. El principal punto fue el cambio de tratamiento a la fuerza política más votada, que hasta entonces se podía conceder a una coalición electoral y, a partir de la reforma, a una sola formación política. Y si hasta la reforma no había un mínimo de votos para ser la lista más votada, se estableció un techo mínimo del 40 por cien de votos y, en caso contrario, habrá que convocar una segunda vuelta entre los dos partidos más votados. ¿Les suena? A esto, la derecha en España quiere añadirle una jugada más: listas abiertas y nominales. Con la tapadera de dar más libertad a la hora de votar, aumenta el personalismo, que es lo que persiguen: reducir las siglas a nombres propios. Sin que la población entienda ni se interese por esta compleja y aburrida maquinaria, un país pasa del sistema proporcional (el más democrático y representativo, el que más espacio da a las minorías) hasta un sistema mayoritario que en la práctica se reduce a dos: gobierno y oposición, bajo el arbitraje de la monarquía. Ya estaríamos en el Club del Biparty Internacional, con demócratas y republicanos, whigs y toris, liberales y conservadores, socialdemócratas y demócrata cristianos. Para el papel de oposición, la derecha económica cuenta con el PSOE pero, si el PSOE decae en las encuestas y en las votaciones, el PSOE se cambia por Podemos o se combina con Podemos, partido que ya renunció a ser un movimiento de masas o coalición, y que está dando pasos de indudable efecto en el electorado que pueda venirle del PSOE. Bailen las parejas que bailen (PP/PSOE, Ciudadanos/PSOE o Ciudadanos/Podemos), el baile será el mismo: del tercer partido para abajo, ningún voto cuenta, ningún partido. ¿Izquierda Unida? ¡Qué risa! Si en comunicación el medio es el mensaje, en política el poder es el mensaje. Empiezas regalándole al rey juego de tronos y acabas jugando con él. Y empiezas como Susana Díaz, pactando con Ciudadanos, y acabas bipartiendo España con Ciudadanos. What is the problem? Es patético ver al concejal Guillermo Zapata, un nombre propio, y seguramente un buen hombre, tan imprescindible de sí mismo y tan seguro de que ocupa una casilla vital para la ciudadanía, cuando hasta ayer el hombre no era nadie. Hay que caer muy bajo para no predicar con la inmediata dimisión: no basta como delegado de cultura, sino como concejal. Podemos, al no haber puesto en cuestión las bases de la democracia, esas que dividen el cuerpo social entre electores y elegidos, permite que un Guillermo Zapata se sienta un elegido. Hay que caer muy bajo para creerse el elegido.

Daniel Lebrato, Ni tontos ni marxistas, 16 del 6 de 2015

Jaque a la democracia

GOLPE DE ESTADO INTERIOR
–Jaque a la democracia–

No suelo pedir que un mensaje mío pase por ahí, pero ahora sí que os voy a pedir que, si estáis de acuerdo, deis a esta alerta, que no lleva firma, la máxima difusión que os sea posible:

‑‑‑‑‑‑‑‑%

Se prepara un limpio golpe de Estado, un golpe de Estado interior. El golpe consiste en aprovechar su mayoría en las Cortes (mayoría que saben que no van a repetir), para:

1º. Establecer por ley que mande la lista mayoritaria.

2º. Imponer una segunda vuelta entre las dos listas más votadas.

3º. Anticipar las elecciones generales.

Para imponer por ley que mande la lista más votada y la segunda vuelta (lo que sería acabar con la proporcionalidad, fuente de los pactos, para imponer un sistema mayoritario), el PP se basta en el Congreso de Diputados pero, además, cuenta con el sector Susana Díaz del PSOE, y con la táctica que ha puesto en práctica en Andalucía para arrimarse a la derecha, llámese Ciudadanos. El tercer punto, el adelanto de las elecciones, ya es el propio PSOE quien lo está pidiendo. Se trata de no dar tiempo, para organizarse y fijar sus alianzas, a los partidos de la unidad popular. El diario El País lo viene anunciando y creando el estado de opinión favorable a unas elecciones a la medida del bipartidismo.

Al final, va a parecernos progresista la actual ley electoral con su reparto proporcional de escaños y vamos a terminar acogiéndonos a la etiqueta de “nosotros, los demócratas”.

‑‑‑‑‑‑‑‑%

Si estás de acuerdo, pásalo. Por lo menos, que la maniobra no cuente con nuestro respaldo. Quien milite y pueda recoger firmas o quien sepa crear una petición en Change.org o similares que, cuanto antes, lo haga. La democracia está en peligro. Acudid a salvarla.