SUSANA DÍAZ Y CRISTIANO RONALDO

SUSANA DÍAZ Y CRISTIANO RONALDO
Otra lección de periodismo

Todos los días del año, el fútbol ocupa lo mayor de los deportes. Gana el Madrid la Eurocopa de baloncesto, y ya parece otra cosa. Yo comprendo que la mayoría de redactores sean aficionados al fútbol y que, al estar los estudios centrales en Madrid, les duela, como madridistas, que la liga la haya ganado el Barcelona. Pero, ¡que se les note tanto! Viendo la cobertura que dan las cadenas y la prensa nacionales a las dos noticias deportivas, se nota que, otra vez, la neutralidad informativa cojea por donde interesa. También, pensando en Susana Díaz, cae uno en la cuenta de que gran parte del personaje, soberbia como un Cristiano Ronaldo de la política, es una creación inducida. En medios afines al PSOE, por ser del PSOE, y en los afines al PP, porque en la victoria cortita de Susana Díaz vieron una ocasión única de colar la bola de lo que Monago en Extremadura quiere hacer explícito: que gobierne la lista más votada. A Susana Díaz, nadie en su día le afeó la jugada de disolver el Parlamento y anticipar las elecciones solo porque a ella le salía de sus encuestas. En vez de denunciar el coste en millones del capricho de su señoría (cortar con Izquierda Unida para entronizarse ella sola o con la derecha), los medios le rieron la gracia. Lo cual, que ojo al pretendido papel del periodismo como garante de la democracia. Si por democracia se entiende el gobierno de la mayoría o los intereses de la mayoría, Susana Díaz, aprendiz de brujo, jugó con la Razón de Estado, que ha de ser mayoritaria, y ahora nos cuesta una pasta. Y, en deportes, nos guste o no nos guste, la afición al fútbol paraliza el país, no el baloncesto, y la liga la ha ganado el Barça.

Daniel Lebrato, Ni cultos ni demócratas, 18 del 5 de 2015

Anuncios

EL PAÍS DE EL PAÍS

EL PAÍS DE EL PAÍS

Esta es la hora que busco y no encuentro confirmación a lo del ministro de Corea del Norte que, por quedarse dormido en un discurso de su líder, fue fusilado a cañonazos. Y me pregunto lo que cualquier estudiante de periodismo (las uves dobles, en inglés): qué, quién, dónde, cuándo, cómo, por qué y para qué los periódicos dieron vida a semejante noticia.

Desde que desapareció en papel el diario Público (antes desapareció Liberación), El País me parece lo menos indigesto que se despacha en los kioscos. Y como no me gusta entrar solo en los bares, El País me sirve de compañía. El de aquel día traía en páginas de opinión una noticia que no había pasado antes por las páginas de información. Sucedió el jueves 14, página 10. Firmaba la columna Jorge Marirrodriga, a quien se ve que el periódico encargó el trabajo de opinar sobre algo que sería muy fuerte editorializar del todo, ya sin firma. Así, ahora hablamos de Marirrodriga, quien hace el trabajo sucio, mientras El País, como cabecera, se lava las teclas. Sostiene Marirrodriga que lo de Corea del Norte es para morirse de risa. Riamos pues. Hoy le ha tocado a Corea del Norte, mañana le tocará a Venezuela. Primero fue contra Soviética, luego contra China, contra Cuba. Al demócrata Obama también le ríen que no devuelva Guantánamo, porque Guantánamo es la Cuba libre y en Cuba no hay libertad. Lo que hay es comunistas. El anticomunismo mundial emite principalmente desde Miami (contra Cuba y Venezuela), Polonia (contra Rusia), ahora también Ucrania, y desde Corea del Sur, fuente de la noticia del ministro del Norte fusilado a cañonazos. En esos focos arden hogueras de odio alimentado por Estados Unidos sobre la base humana de exiliados o disidentes, grupos de presión contra los nuevos estados donde los ricos ya no campan a sus anchas, que controlan grandes canales puestos al servicio (de inteligencia) de sus intereses, que son volver, volver y volver a ser caciques o terratenientes otra vez. Pero como, si digo eso, me saltan con que yo también soy comunista (que lo soy), otorgo a la primera y para no pelear: lo fusilaron, es cierto.

A mi alumnado de lengua y a estudiantes de periodismo recomiendo dos tácticas y las dos tienen que ver con la confianza: confiar de la prensa y desconfiar de cada periódico. La prensa es como un ventilador o molinillo que tuviera cada ala de un color diferente. Esos colores, cuando giran, dan el blanco, la suma de todos ellos, que estará más cerca de la verdad objetiva. La fórmula de la desconfianza yo la aprendí en la fábula del perro y del cocodrilo, de Samaniego, que dice así: «Bebiendo un perro en el Nilo al mismo tiempo corría. Bebe quieto, le decía un taimado cocodrilo. Díjole el perro prudente: Dañoso es beber y andar, ¿pero es sano el aguardar a que me claves el diente? ¡Oh, qué docto perro viejo! Yo venero tu sentir en esto de no seguir, del enemigo, el consejo.» Con esos ojos de perro docto, que no se fía, leímos al día siguiente este otro titular, a dos columnas y en portada: Díaz amenaza con repetir elecciones si sigue el bloqueo a su investidura. El País pone en activa [Díaz amenaza] lo que en el país de verdad iría en pasiva [Díaz es la amenazada por el propio reglamento del Estatuto de Autonomía]. En términos taurinos, a Susana Díaz le han dado ya tantos avisos para investirse de presidenta, que solo falta que le devuelvan el toro de la investidura a los corrales. Una chapuza.

Pero como Dios es bueno, aprovechen lo mejor de El País, que son otras columnas de opinión. No se pierdan la penúltima de Luz Sánchez‑Mellado, el mismo día de la falsa noticia de Corea. Se llama Yo, pecadora y es una versión mejor y más lírica de Los oficios del no que se estrenaron esa tarde en la Feria del Libro de Sevilla. Va por ustedes.

Daniel Lebrato, Ni tontos ni marxistas, 17 del 5 de 2015

S.O.S. alumna

Os hago seguir la carta que me envía Ana Ávila Álvarez, mi A al cubo favorita. Habla Ana:

Aunque no suelo hacerlo, voy a pediros colaboración económica.

Os cuento.

Este curso estoy en el Centro Permanente de Educación de Personas Adultas. Es normal que algún sector del alumnado no tenga casi ni para el autobús. A veces entre profesores les pagamos el bonobús, otras hemos hablado con asistencia social, vamos viendo…

En este momento me lleva a actuar el perfil de una alumna. Me duele profundamente que si las cosas siguen así no va a conseguir ni siquiera terminar el bachillerato. La muchacha va cumplir 20 años. Inteligente, estudiosa y con un sentido y comprensión de la Historia extraordinarios. Pero en su casa el paro entró hace 6 años y en ese tiempo la vida familiar se ha deteriorado. Una de las hermanas, que ahora tiene 15 años, y el pequeño, de 8, dan problemas. La madre está muy deprimida y aún más después de que el padre abandonara la casa hace tres años. La madre ha estado participando de una ayuda estatal y durante dos meses y medio ha trabajado en el plan de empleo andaluz. Por alguna razón, la ayuda estatal no se suspendió. Ellas fueron a notificarlo al SAE y la compleja burocracia: se han cobrado 1220 euros que ahora le reclaman.

Hasta que mi alumna logró contármelo, se ha pasado el plazo de alegaciones, por lo que ya entramos en vía ejecutiva. He pensado que si entre amigos y conocidos echamos una mano podemos paliar el problema y ayudar a mitigar tanta desesperanza. No hablo de evitar injusticias porque cada uno en nuestro sitio lo intentamos cada día. Os doy la cuenta de ayuda en Triodos:

Ana María Ávila Álvarez.

ES15 14910001222006534511

Os iré dando información puntual de cómo va todo. De momento estamos viendo si será posible fragmentar el pago. Besos.

Ana María Ávila Álvarez, 16 de mayo de 2015

LOS OFICIOS DEL NO

mendiga
mendiga

LOS OFICIOS DEL NO

Los llamamos oficios del NO. Los llamamos oficios aunque ignoramos qué nombre les pondrían sus protagonistas. Son esas actividades callejeras que reclaman nuestra moneda. Y van desde la mendicidad de tiempos medievales hasta la bohemia bien vestida en música de cámara y a la última. Incluye deformes que te enseñan su muñón o su enanismo. Son los involuntarios voluntarios de Cruz Roja, Acnur o Médicos sin Fronteras. Caballero, ¿me puede atender? Para una encuesta. Son los mimos estáticos que se activan al oído de la moneda. Pueden venderte el boleto o la lotería. Eran las putas del barrio chino. Guapo, ¿echamos un ratito? Son niños y niñas de uniforme de colegio de pago con su hucha contra el cáncer. Son los negritos que te venden gafas de sol y relojes en la plaza. Es el camarón que se arranca por bulerías o era el gorrilla que te pidió por ese sitio donde aparcaste el coche. Es el mariachi, el acordeonista o el flamenquito con su guitarra. Son la performance a puerta fría de la ciudad. Nos pidan o no nos pidan, como transeúntes sabemos que dependen de nosotros, que podemos mirar para otro lado, acelerar el paso, cambiar de acera, pero no podemos. Son los oficios del NO, aunque alguien a veces les responda que sí. Supongamos que algún día nuestra sociedad tendrá una Ley de Trabajo Digno y dejará esos lemas consoladores de que a ellos les gusta o de que ellas lo quieren, lemas venidos de un Bienestar que estos oficios no han conocido jamás. Mujeres y hombres que pasan el bochorno de necesitarnos, y nosotros, como el césar, que pasamos el bochorno de darles, que nos hace cómplices, o de no darles, que nos hace soberbios. Algunos idiotas dirán que no llevan cambio. Desde las tías buenas del Barrio Rojo de Ámsterdam hasta los marca paquetes del Central Park, esos son los oficios que no querríamos para nuestras hijas ni para nuestros hijos. Son los oficios del NO.

Daniel Lebrato, Ni cultos ni demócratas. 16 del 5 de 2015

PÁJAROS DE LA POLÍTICA O SUSANITA TIENE UN RATÓN (3)

PÁJAROS DE LA POLÍTICA O SUSANITA TIENE UN RATÓN (3)

A la manera de Luz Sánchez‑Mellado. Susana, hija, la que has liado. Estás tonta. Nadie convoca un referéndum para perderlo. Esta máxima la aprendimos de tus mayores Felipe y Guerra en la consulta sobre la Otan (1986). El Psoe llevaba siglos presumiendo de izquierdas y de estar en contra, y lo arregló con la pregunta que le hizo al pueblo, breve y sencilla: «El Gobierno considera conveniente, para los intereses nacionales, que España permanezca en la Alianza Atlántica, y acuerda que dicha permanencia se establezca en los siguientes términos: 1.º La participación de España en la Alianza Atlántica no incluirá su incorporación a la estructura militar integrada. 2.º Se mantendrá la prohibición de instalar, almacenar o introducir armas nucleares en territorio español. 3.º Se procederá a la reducción progresiva de la presencia militar de los Estados Unidos en España. ¿Considera conveniente para España permanecer en la Alianza Atlántica en los términos acordados por el Gobierno de la Nación?» El Sí ganó con el 52,5 de los votos pero el derrotado No (de ¡Otan, no; bases, fuera!) obtuvo un 39,85. Más que tú, Susana Díaz, “la gran triunfadora”, en las pasadas elecciones. De paso, que cada quien actualice qué fue de aquellos tres puntos que apuntalaron el Sí. España siguió en misiones militares de la Otan y está metida hasta las bases en el escudo anti misiles (lo cual que un día nos meten un pepinazo nuclear) y en Morón y Rota son los sindicatos españoles los primeros, con pueblo y alcalde detrás (Senatus Populusque), en pedir más marines, más barcos y más aviones en nombre del empleo y de la lucha contra el paro.

En las últimas elecciones autonómicas, Susana Díaz Pacheco sacó un 35,43 de voto. Por debajo del 39,56 que sacó el Psoe en 2012 y, al final, para los mismos 47 escaños que tenía. De no ser por la tutoría de El País y de la prensa nacional, más el consejo escolar del PP con “que gobierne la lista más votada”, los titulares de prensa, el boletín de notas, hubieran dicho la verdad. Que Susana Díaz se quedó por debajo de la nota de corte y que, de haberse tratado de un referéndum a su persona (y en cierta manera lo fue), lo habría perdido. La partitocracia del bipartidismo permite anticipar las elecciones como si fuesen gratis y como si las subvenciones que reciben los partidos no sellaran un compromiso por cuatro años, no por tres ni por dos ni por uno, sin razón de Estado que lo justifique. Las autonómicas de 2012 nos costaron una pasta de 25,6 millones de euros, de los cuales 10,6 millones fueron directamente a los partidos. Con ayuda de la ley electoral, que lo benefició 3,6 puntos, el Psoe‑A se endosó 4,5 millones. La gracia de doña Susana (“voy a tener un hijo y un gobierno”) le ha costado a la ciudadanía 7,5 millones de euros. El Psoe tendría que devolver esos millones por incumplimiento de contrato.

Que ahora Susana Díaz culpe a los demás partidos de la ingobernabilidad de una Andalucía que iba razonablemente bien gobernada con Izquierda Unida, mueve a risa. Las razones ¿de Estado? que alegó la presidenta para cortar con IU, hoy chirrían más que entonces: que IU estorbaría el pacto de Gobierno por causa de su acercamiento a Podemos. Falso. Al cabo de tanta investidura fracasada, lo que queda patético es que Susana Díaz aviente que no le da miedo repetir las elecciones como si eso fuese un triunfo propio, y no un mecanismo legal automático que se le ha ido de las manos y que ella no puede controlar. Titular de El País de hoy: “Díaz amenaza con repetir elecciones si sigue el bloqueo a su investidura”. Así aprueba cualquiera.

Nada de esto habría pasado si el partido Podemos (como IU y en solidaridad con IU, la formación maltratada) se hubiese posicionado desde un principio incondicionalmente en contra de la investidura. Pero Podemos salió por peteneras con sus tres condiciones, lo que nos duele a quienes vimos en Podemos una lucecita y confunde a la población con ¡otra vez elecciones! Habría que sentar a la actual política en el banquillo (IU y Podemos incluidos) y pedir a los pájaros que viven de ella que las próximas elecciones las paguen de su bolsillo. Por lo menos, Felipe González y Alfonso Guerra (inspirador del texto en aquel referéndum) la que liaron con la pregunta la desliaron con seguir España en la Otan, que era su apuesta. Convéncete, Susana Díaz: nadie convoca un referéndum para perderlo.

Daniel Lebrato, Ni tontos ni marxistas, 15 del 5 de 2015

Artículos relacionados:
Susanita tiene un ratón
Lecciones de Andalucía

LOS OFICIOS DEL NO

LOS OFICIOS DEL NO

Yo los llamo los oficios del no. Los llamo oficios aunque ignoro qué nombre les darían sus protagonistas. Son esas actividades callejeras que reclaman nuestra moneda. Y van desde la mendicidad de tiempos de Murillo hasta la bohemia bien vestida en música de cámara. Incluye deformes que te enseñan su muñón o su enanismo. Son los involuntarios voluntarios de Cruz Roja, Acnur o Médicos sin Fronteras. Caballero, un momentito. ¿Me puede atender? Para una encuesta. Son los mimos estáticos que se activan al oído de la moneda en el platillo. Pueden venderte el Cupón o la Lotería. Eran las putas de la Alameda. Guapo, ¿echamos un ratito? Son niños y niñas de uniforme de colegio de pago con su hucha contra el cáncer. Son los negritos que te venden gafas de sol y relojes en la plaza de Aracena o en el Cabildo de Sanlúcar. Es el camarón que se arranca por bulerías o era el gorrilla que te pidió por ese sitio donde aparcaste el coche. Es el mariachi, el acordeonista o el flamenquito con su guitarra. Son los tablaos ambulantes desde San Francisco a Puerta Jerez. Nos pidan o no nos pidan, como transeúntes sabemos que dependen de nosotros, que podemos mirar para otro lado, acelerar el paso, cambiar de acera, pero no podemos. Son los oficios del no, aunque alguien a veces les responda que sí. Y supongo que algún día esta sociedad tendrá una Ley de Trabajo Digno y dejará esos lemas consoladores de que a ellos les gusta o de que ellas lo quieren, lemas venidos de un Bienestar que estos oficios no han conocido jamás. Mujeres y hombres que pasan el bochorno de necesitarnos, y nosotros de tener que decirles que no. Tinta de calamar, en la Feria del Libro, Caseta Número Siete (como el preso) Ediciones En Huida, frente al Ayuntamiento de Sevilla. Daniel Lebrato, por un momento, entre los oficios del no.

Enseñanza y Educación

ENSEÑANZA Y EDUCACIÓN

Se oye decir que el pastor aquel, analfabeto, tenía una exquisita educación o que este profesor, tan sabio él, es un mal educado. Son las dos caras de la enseñanza: educación y formación profesional que, si lo piensan, no tienen nada que ver. Y si puede entenderse que las personas nos dividamos por la carrera que estudiemos, no se entiende que nos dividamos por la educación y que no recibamos todos la misma, al margen de la carrera de cada uno y como ingrediente de una misma nacionalidad española. Al dejar en manos de la Iglesia y del capital privado la formación de las hijas de María y de los hijos de papá, la igualdad, la democracia y la coeducación salen ya dañadas desde el principio, como se vio, por ejemplo, en aquella diputada que a una ley contra los trabajadores soltó, risueña: ¡Que se jodan! Quien sepa de algún partido que incluya en su programa la denuncia del Concordato con la Santa Sede, que data de 1979, y que se plantee acabar con las dos líneas de la enseñanza, la pública y la privada (con la concertada), que sin tardanza me lo diga, para yo ir a votarlo.

Daniel Lebrato, Ni cultos ni demócratas, 13 del 5 de 2015

artículo relacionado: La pública y la privada