La izquierda, toda una vida haciendo el ridículo.

demócratas occidentales (para quienes, pese a las críticas, la democracia seguía siendo “el sistema menos malo”) y demócratas por democracia asistida (criados bajo el Telón de Acero para quienes la democracia era lo mejor de lo mejor) juntaron sus conversaciones en 1989. Ese año demócratas occidentales acuden en masa a celebrar la caída del Muro de Berlín. Y ya en 1991 lucían sus misiones Onu de paz por Yugoslavia y regiones de la antigua URSS, Polonia, con Papa y Sindicato Solidaridad, e independencia de Ucrania.

Vista en global, la democracia no fue más que un reparto electoral (con garantías de metrópolis y colonias) contra anarquismos, socialismos o comunismos (Comuna de París, 1871), y a favor del capitalismo armado (Gran Guerra y Segunda Guerra Mundial) hasta invenciones como la invención de Ucrania (1991) que ahora les estalla en la cabeza.

¿Qué quieren ahora los demócratas de izquierdas?

Trump, Vox o ultraderechas son la fase superior de la democracia, la última democracia que demócratas de izquierda pueden permitirse. Y, si no, ahí estaba su ‘democracia’, espantada ante el derecho a decidir que asomaba por Cataluña (la izquierda mira para otra parte). Pablo Iglesias y grupo Podemos pusieron a la prensa a repicar por populismos, y a oenegés por ayuda a refugiados guerra tras guerra, la última, la de Ucrania.

Daniel Lebrato

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s