tres princesas.

el-principito

TRES PRINCESAS

 

SABIA, LA PLUMA QUE DISTINGUE EL HILO
de la fábula y no nos confunde con Juanas
las de Arco ni Isabeles las Católicas
que nos interrogan por nuestro siglo
desde su crónica o su hornacina,
desde el satinado horror de los libros de texto.


 

UNA SOLA PRINCESA EN PIEL SEVERA,
una sola impostura coronada,
y allá se irán idilios y colores.
¿Pues cómo mandar ejércitos,
presidir consejos, subir impuestos,
esquilmar reinos, condenar a muerte
o posar tan seria ante el pintor de cámara
y seguir siendo una princesa?


 

ESPECIE PROTEGIDA, DE LAS PRINCESAS,
las que más gustan son las que nunca
llegan a reinar. Se las educa, eso sí,
y se las cuida y venera igual
que a príncipes herederos.
Nunca envejecen y resultan,
cuando su mano es otorgada,
pesimísimas esposas.


 

Daniel Lebrato, Chapín de seda (1986)


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s