elecciones en la corte del Rey Bobo.

◊ leer en horizontal ◊


LA INVENCIÓN DE LA URNA

Para no andar a hostias todo el santo día,
de Grecia se trajeron el pacífico invento.
Y en días sucesivos estuvieron pendientes
del rabillo del ojo de su Rey, que lo era
por la gracia de Dios, no se olvide.
–Como una hucha de cristal de planos paralelos
-explicaba en su pizarra, base por altura,
el vendedor de aquella geometría fabulosa-.
–Para lelos -murmuraba el Rey entre dientes-.

*


LA INVENCIÓN DE LA IZQUIERDA

Antes del nuevo arte de comer (con cuchara y plato
para no meter los dedos en la sopa
puesta al centro de la mesa), la derecha era
la mano de la espada y la que daba Dios
a los justos en la Comedia del Dante,
a Adán en la Sixtina y al buen ladrón en el Calvario.

Se hizo diestro el canon, lo maestro y hábil,
lo astuto, lo sagaz, lo chic y lo torero,
dice el vulgo. Y zurdo, sinónimo de atroz
y mal nacido, cosa del diablo o mal augurio,
como los pájaros que a despedir salían
por su siniestro lado al héroe hacia el destierro.

Y así, a los nuevos tiempos y cabildos
(pues no era plan quemar a tanto hereje:
¿quién araba los campos?, ¿quién pagaba los diezmos?),
se dio a los pobres un espacio hasta entonces
vacío o de servicio, para legos.

–Yo era el Rey de la Corte y soy ahora
Rey de las Cortes -iba pensando el bobo
camino del Discurso de la Corona.

*


LA INVENCIÓN DE LA CARTA MAGNA

Se puso de moda la democracia y había que darle
al pueblo libertad de pensamiento y de expresión.
El Ministro de Ideas tuvo una idea.
Todas las ideologías serían permitidas,
los derechos humanos como el habeas corpus,
el sufragio o la justicia universal.
Habría partidos políticos pero
la patria y la Corona no se pondrían a discusión.

*


LA INVENCIÓN DEL SUPREMO

De lejanas cortes y extrañas embajadas
llegaban hasta el Juez Supremo a conocerlo
pues eran fama sus sentencias, todas
de original y copias, de tribunal cum laude,
contra quienes a aquel buen Rey
(que había patentado el Estado del Bienestar
permanente revisable, la democracia perpetua,
el banquillo eléctrico, la cámara de paz con su
Constitución armada) tocara o tocase los borbones.

*


LA IZQUIERDA NACIONAL

La izquierda imaginaria, que a la calle
sacaba la bandera y que al Rey y a la Razón
de Estado obedecía, y al Día de la Patria,
y al himno nacional, se admiten letras,
juraba por sus muertos (muertos
de un pasado federal por la República)
que ser nacionalista era absoluta-
mente incompatible con ser de izquierdas.

*


Daniel Lebrato en La Corte del Rey Bobo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s