Venezuela y la película humanitaria.

Sin su pasado colonial, las naciones ricas (antiguas metrópolis) no tendrían problemas con sus antiguas colonias, a donde siguen yendo con sus pretensiones bélicas, energéticas, de materia prima y de mano de obra: Afganistán, Irak, Irán, Siria; Congo Belga respecto a Bélgica; Libia respecto a Italia, Sudán respecto a Francia; Marruecos respecto a España. Ese es el tema refugiados. Oenegés no hacen más que blanquear siglos y siglos de esclavitud y expolio y meternos, de paso, el tapadismo islámico con nombre de cultura, no de imposición machista y religiosa. Aquí, en España, la teoría se hizo práctica en los colegios y centros de secundaria desde el año 2000 con la campaña La escuela espacio de paz y no violencia (todos los 30 de enero) y, en 2007 y en todo el ámbito de la ONU, con la Alianza de Civilizaciones, de Condoleezza y Zapatero.

Para reconocer que la política de expoliación sigue y sigue basta ver el actual discurso de Occidente sobre Venezuela: más y más causa humanitaria, más y más refugiados. Como profes, enseñemos la verdad de la Historia, no el lacrimeo por el pobre niño refugiado o la pobre niña refugiada que a mí también me duelen. Lo que pasa es que me duelen desde el Descubrimiento de América, desde el Imperio Francés y desde el Imperio Británico (que aún colea en Gibraltar), no como público de la película de la infancia que sufre que quieren que veamos y que le demos un óscar.


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s