Cataluña, guerra y paz.

escaños vacíos

Las luchas sociales rara vez acaban en revolución a un mundo nuevo; las más de las veces, fracasan o terminan con la restitución del viejo mundo mediante una reivindicación (casi siempre, salarial) conseguida o pactada a satisfacción de sus líderes sindicales, que otra vez vuelven a entenderse con la patronal.

En cambio, las luchas patronales rara vez terminan en acuerdo; las más de las veces, una empresa arruina o absorbe a otra y pasa a ocupar su cuota de mercado y, cuando este ajuste desborda el marco de las naciones, antes o después, habrá una guerra, como demuestra el siglo 20 con sus dos Guerras Mundiales.

Buenas personas que os posicionáis al margen o en contra del Procés porque os parece de derechas: Contribuid con vuestras luces y vuestras opiniones, y en redes sociales, a que entre Barcelona y Madrid no se declare una guerra. El mal ambiente (imprescindible para que la ciudadanía se convierta en tropa) ya sobra y cansa.

Lo bueno, y lo que nos distinguiría del pasado, es que la guerra se resuelva con urnas, no con armas ni por la fuerza policial o judicial: referendos, elecciones. Y no pidamos que el resultado nos guste o se decida por unanimidad: con democracia y por mayoría, sabiendo ganar y sabiendo perder, esa es la regla en Occidente.

[eLTeNDeDeRo]

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s