de Mercurio al Guadalquivir.

José Peral López foto Paco Fuentes para El País
José Peral López (foto Paco Fuentes para El País)

El periodismo de escuela (o la escuela de periodismo) siempre ha querido distinguir entre información y opinión. Desde que la prensa es descaradamente de empresa, la opinión de la empresa lo tiñe todo o lo contamina: noticias, columnas de opinión y, por descontado, artículos editoriales. Es el caso del Grupo Planeta, que mueve los hilos de Onda Cero, Antena 3, La Sexta y Atreseries; el diario La Razón y la revista Mercurio.

La revista Mercurio (Sevilla, Fundación José Manuel Lara, Grupo Planeta) tiene la habilidad de editorializar sobre la actualidad sin que se note demasiado. Llegaban las navidades y Mercurio dedicó su número de diciembre (no a la navidad, que sería demasiado obvio) a las religiones del libro. Antes, en octubre y noviembre, candente el referundismo en Cataluña, fueron los números dedicados literalmente a la tierra herida y a la idea de Europa. Ahora en febrero, hacia el 8 de marzo, el tema no podía ser otro: heroínas de novela. Nada que objetar. Puede ser una táctica de ensamblar cultura y libros con lo que pasa en la calle y preocupa a la gente.

Consejero de la revista Mercurio, Jesús Vigorra, ejerce desde su programa en Andalucía TV, de Canal Sur, parecido papel de editorialista al servicio de lo psoemente correcto. Vean el programa que Vigorra y Charo Gutiérrez dedican a José Peral López, comisario de la exposición Guadalquivir, mapas y relatos de un río, imagen y mirada. Hasta el 18 de marzo en el Archivo de Indias de Sevilla. El editorial va sobre las medallas a las bellas artes en Andalucía: el feminismo según Vigorra. Después, José Peral, no se lo pierdan.

Mañana hablaremos de las heroínas de novela.

«Quiero creer que [Clarín] la amó y que detestó a la sociedad que obligaba a todas las Regentas del mundo a padecer. Pero recuerdo al mismo tiempo sus patriarcales y duras palabras contra la educación igualitaria de las mujeres, que “pugna tanto con las costumbres, con las preocupaciones y acaso con el temperamento nacional”. Recuerdo sus críticas a Emilia Pardo Bazán por querer ser académica. Y recuerdo sobre todo, como un bofetón, que la llamó “puta” en una carta a Pérez Galdós por atreverse a tener opiniones propias.» Ángeles Caso, Las regentas, Mercurio, febrero 2018, pág. 13.

–enlace al artículo de Alfonso Vázquez, Emilia Pardo Bazán, una mujer que se atreve.

–enlace a Guadalquivir, mapas y relatos de un río


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s