nombres propios.

Junqueras, Puigdemont, pueden estar quemados uno a uno. El pueblo catalán puede estar, de ellos, hasta la coronilla (si ya lo estamos). Pero hay algo trágico en su empeño, algo que se dio en Numancia o en Fuenteovejuna, y que estallará en botellas de cava largamente guardadas para ese día.

No importa que yo no tenga el gusanillo en el cuerpo ni esa botella en la nevera. Como vagones de un tren muy viejo y descarrilado, o como parte de una pésima serie por entregas, pasado mañana tendré también que responder a papá, cómo acabó aquello, abuela, qué pasó después.

Y puede que caigan y cambien algunos nombres propios, Puigdemont, Junqueras. No pasa nada: porque así pasa siempre y porque arribarán más urnas y más urnas y el voto dará al miedo y a la bestia su merecido. Acudid, corazones, a Cataluña y, con Cataluña, proclamad vuestra propia independencia.


 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s