dominical vivo.

resumen de lo anterior[1]

De pronto, en mi locura, recibí un correo de mi directora en el San Isidoro, último instituto donde serví al Rey, notificándome, tan amable como siempre, no sé qué tocante a mi horario de este año: el ‘este’ correspondía al curso 2013‑14, pero yo, ofuscado (de tanto exclamar ¡ofú!), tardé segundos ‑que eran vitales‑ en darme cuenta. ¡Qué horror! Un correo después, me entra Manuel Román, de 1ºZ, remitiéndome su ficha como alumno de aquel año. Desde los atormentados tiempos de Maica Espín y de Maripuri, no me veía en otra semejante. Sudando tinta de calamar. Gmail me estaba mandando, desde mis orígenes y en gracioso flash back, toda la que había sido mi correspondencia deseada, indeseada, espames, notificaciones y publicidad. ¿No iba a saltar el contador de gigas? ¿Pero quién lo había ordenado o qué virus mandaba contra mí aquel desorden? ¿Sería la propia Panda, que de esa manera me sugería volver a contratar sus servicios de antivirus, que hace unos meses me atreví a no renovar? (Desde que guardo en Dropbox o en Drive, me creo a salvo de ataques pc personales.) La verdad se me iluminó un segundo antes de la desconexión y se la cuento por si hace avío.

Hacía una semana que me había comprado un teléfono más potente porque el viejo mío no paraba de darme avisos con memoria insuficiente y con que algunas funciones podrían dejar de funcionar. La tarde del pasado sábado, día 2, me acerqué a mi tienda Movistar. Yo iba en plan vip: A ver, ¿qué aparato de renovación me ofrecen? Por supuesto, caballero, ¿en efectivo o con tarjeta? 451,33 euros. Por un Samsung Galaxy 7, más ordenador que otra cosa y que trabaja solo o en sincronía con otro dispositivo base, en mi caso, este portátil que aporreo ahora ya más tranquilo. Resulta que el Galaxy 7, por culpa mía o de la vendedora que me lo puso en marcha, puesto a sincronizar, a restaurar contactos o a hacer copia de seguridad (recuerden: ojo a las teclas sincronizar, restaurar contactos o copia de seguridad), debió entender, el hijoputa, que la restauración era una restauración integral, todo lo que había sido mi vida en digital, mi pasado que volvía. Empecé a borrar y borrar. Pero ni quitando las copias de seguridad de mis queridas fotos fue bastante, porque los gigas subían y subían. Eché a la papelera todos los correos incluyendo los que ustedes me hayan mandado anteayer. Y como muchos me iban dirigidos a danielito@ en supercable, en ono, en telefonica.net, en hotmail, anulé además todas esas direcciones, menos daniellebrato@gmail.com. La invasión de correos empezó a ceder. Mis gigas ahora están en 2 de 15 y he repuesto mis fotos y ha vuelto todo a su sitio aunque, con tanta nerviosera, no he tenido tiempo para el dominical. Otro domingo será. Et como el Conde Lucanor tuvo por bueno este ensiemplo, fízolo poner en su scriptura:

Si cambias de aparato,
prepárate, que tienes para rato.

[1] Ayer me quedé sin Google, que es como decir sin nada que ponerme. Yo tenía la costumbre de los domingos pasarle un dominical literario a la paciente tropa de eLTeNDeDeRo, que habíamos dicho había dejado la política pero la política no lo dejaba a él. Cataluña había sido, estaba siendo, el gran incendio forestal del verano. Así que me llovían entradas, casi todas contra el procés. Para mi alivio, mi querido Moreno Jurado proponía un incendio mejor. 4 de septiembre, a las 7:01: «La intransigencia histórica de las tres religiones del Libro debe obligar a los Estados a prohibir la construcción de iglesias, mezquitas y sinagogas. Sea, o no, deseable la fe, es sólo cuestión de lo interior, de lo privado de cada persona». La Iglesia y el Estado, casi nada. De la tercera persona, del Capital, nadie habla o todo el mundo la da por consabida. El caso es que ayer sábado, al ir yo a montar el dominical de hoy, mi Google, ‑que se hace llamar G Mail, G Drive, G Play, G Maps o G Fotos‑ me comunica que me va a desconectar porque rebaso los 15 gigabites que me tiene, como a todos, concedidos; y que o borro y hago limpieza, o habré de contratar a 2 euros al mes o a 20 al año, por junto pago. Como ustedes comprenderán, un rata como yo, un militante de lo digital es gratis, no iba a gastarse una pasta, la que fuera, por un servicio que nadie paga. Y el cuenta gigas subiendo y les juro que en mi actividad reciente no hice nada que justificase el subidón.

 

Anuncios

Un comentario en “dominical vivo.

  1. Gracias Lebrato, porque iba a cambiar de aparato, pero, aunque jubilado, no tengo ese rato. Así es que seguiré en mi jato con mi viejo aparato, aunque no me es muy grato. Gracias Lebrato

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s