Lo culto y lo popular en las carreras de caballos de Sanlúcar

20150826 ANIMATION Encajonando a los caballos

MENTIRAS Y VERDADES EN LAS CARRERAS DE CABALLOS DE SANLÚCAR
–lo culto y lo popular–

Leemos en Spain.info: Las playas de Sanlúcar de Barrameda son utilizadas desde 1845 para la celebración de carreras de caballos en el mes de agosto. Según la tradición popular[1], el origen de estos festejos se encuentra en las competiciones informales que realizaban los vendedores de pescado para llegar los primeros a los mercados[2].

Tesis. Jamás se mezclan lo culto y lo popular sin que uno de los dos o los dos modifiquen sus significados. En 1845 no estuvimos, sí en 2016. Y lo que vemos ‑agua y aceite‑ es que, de populares, las carreras no tienen nada, salvo que por popular se entienda famoso o concurrido. Las carreras de caballos en Sanlúcar (no de Sanlúcar) no son más que una invasión de un espacio público (la playa) para lucimiento de una clase hípica que lo mismo se comporta aquí como en hipódromos de invierno, la Zarzuela, Pineda o San Sebastián. La falacia de la tradición popular se ve en los nombres y apellidos de los doce vendedores de pescado que fundaron las carreras en 1845 (in alphabetical order): Ambrosy, Carrere, Colón, Eguino, Gómez de Barreda y Torres, Lacave, Larraz, Leonar, Luchi y Castelló, Nogués, Pastrana, Woulfe[3]. Todavía deben tener puesto de venta en la plaza de abastos junto a los Brioso y compañía.

Antítesis. En el programa de las carreras ni un solo acto, ni uno, de competición o de exhibición, da entrada al pueblo llano, cuya participación se limita a verlas pasar y ‑como la gente es buena‑ a montar las casetillas de apuestas infantiles, lo único popular en todo esto. Y mira que en Sanlúcar la gente valora a los caballos, el caballo como la moto: lo que los chavales se piden en cuanto llega su pequeña mayoría de edad. Mira que hay carruajes, coches de punto, aficionados que entienden como entienden de toros. Pues nada en el programa, ni un casposo paseo de caballos o de enganches enjaezados de época o con señoritas de regalo, da entrada al pueblo de Sanlúcar.

Síntesis. Otro día hablamos de los dineros públicos que se destinan a este regocijo privado. Otro día hablamos de cómo las carreras languidecen: 18 carreras (que se hacen pasar por 22) caben en cuatro días, no en seis como estiradamente se hace por parecer este año 2016 como todos los años. Otro día hablamos de la costosísima instalación del hipódromo provisional, que no se reutiliza ni se rentabiliza prácticamente para nada de lo que ahora se llaman eventos (conciertos, celebraciones, vaya usted a ver). Y de cómo probablemente, en agosto Sanlúcar sin carreras estaría igualmente poblada de visitantes y turistas. Pues ¿qué, si no, es la temporada alta de verano? Son muy largas y muy espabiladas las concejalías de turismo o de fiestas que para eso tienen de ministra de cultura en la Junta de Andalucía a la escurridiza Rosa Aguilar quien, si le preguntan, dirá que la Junta debe estar detrás de estas tradiciones populares. Que se hubiera dado un paseo por la vecina Chipiona, donde hace unos años se ingeniaron unas carreras de burros, que premiaban ‑¡no al primero!‑ al último en llegar a la meta. En estos tiempos de aburrido y fachoso olimpismo de culto al cuerpo y alta competición, en Chipiona saben que lo importante es participar[4].

[1] 1845 no está tan lejos como para cimentar una tradición que, tal y como está contada, parece remontarse hasta el Medievo.

[2] Spain.info

[3] Consultada la página de apellidos del INE.

[4] Enlace a Carrera de burros de Chipiona fotos de 2007.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s