RELIGIÓN Y NACIONALISMOS EN LA ALDEA GLOBAL

tres religiones
CAT-INDEPENDENT
RELIGIÓN Y NACIONALISMOS EN LA ALDEA GLOBAL

  1. Antes de abrir el debate, lo mejor sería no abrirlo. Que nacionalismos y religiones nos dejaran en paz. Pero, ya puestos, habría que llegar a un acuerdo de sobremesa, a un tratado de la conversación. ¿En qué se parecen religión y nacionalismos? En que son dos grandes divisores de la humanidad, como si la humanidad no tuviese ya bastantes divisiones, naturales y económicas. Hay quien cree en Dios y hay quien cree en la patria: en Dios, por inmersión o libre elección; en la patria, según: somos de donde nos pagan y de donde pagamos nuestros impuestos. La religión se diferencia del nacionalismo en que la fe es un hecho privado que se ha confundido con el Estado, hasta la Iglesia mandar en nuestro calendario laboral y vida social, al revés que la cuestión catalana, que afecta a una comunidad, que no es la mía, sobre la que me permito opinar como si fuese mi asunto. Y ahí empiezan los líos. Que usted, andaluz, se meta en mi catalanismo, es como si yo, catalán, me metiera en su andalucismo, en su fe o en su religión. Algo envenena esas conversaciones. Y dice el demócrata: las rentas, los desequilibrios interregionales. Como si eso no se pudiera dejar al concierto entre las regiones o ir hacia una fiscalidad única y universal para acabar con agravios y paraísos fiscales. Esas son las fronteras de las que habría que hablar, no las de Estado, federación o autonomía.

  2. Después del atentado contra las Torres Gemelas (2001) y del rearme de las iglesias cristianas y judías como referentes frente al islamismo, la separación Iglesia Estado se ha quedado corta. Ya no basta el laicismo. ¿Tres religiones en convivencia pacífica? Prueba fallida, examen suspendido. Más allá del laicismo, hay que ir hacia la privatización de la fe y de las manifestaciones de la fe. Una separación Iglesia Estado modificaría la ética y los protocolos del Estado pero no la ética y los protocolos de las religiones. Ante el suicidismo islámico, sin policía ni justicia eficaces contra quienes se dan por justiciados a sí mismos, y como no se puede consentir una religión sí y otras no, ni puede legislarse dónde acaba un creyente y dónde empieza un extremista, las religiones, todas, han sacado la peor nota, tóxicas, y la humanidad se merece unos estados sin religión. Y en casa o en sus templos ya verá el Estado lo que les permite a los creyentes. Obstáculos de esa desconstrucción social, que no será fácil, son los socios de las tres culturas y de la alianza de civilizaciones, la antropología de la conservación y ayuntamientos que, sin toros ni procesiones, ven en peligro el magro puchero de sus fiestas y del turismo.

  3. Nacionalismos históricos, ha habido dos. El de las potencias coloniales y, en respuesta, el de los pueblos que se fueron haciendo independientes respecto de sus metrópolis. Sirve de ejemplo EEUU, de Inglaterra (1775‑83). Después de imperios y colonias, vino el nacionalismo contemporáneo, y éste, en sus dos direcciones, de agregación y de segregación. La agregación dio la unidad de Italia (1861) y de Alemania (1871) y la segregación, la guerra entre yanquis y confederados (1861‑65) o las Guerras Carlistas (1833‑76). A esos conflictos geográficos (horizontales), hay que añadir los conflictos sociales (verticales) y étnicos: indios y negros en EEUU; judíos, moros y gitanos en España. Desde que usamos o concebimos las Naciones Unidas (1919, 1945), la UE (1951), la Europa de los Pueblos (2009), Internet y la Aldea Global (McLuhan, 1962), la tendencia, dictada por los mercados, es delegar los nacionalismos de Estado (ser inglés, ser español) en organismos supranacionales. Obama y Merkel acumulan muchos nacionalismos en uno, vamos a llamarlo Occidente, y ahí está el TTIP con su área de libre comercio trasatlántico, y todo apunta a que sus poderes confluyan con otros y con otros hasta darnos a los hoy españoles, italianos o franceses un único pasaporte, y que nuestros hijos y nuestras hijas serán, con el inglés como lengua común, nos guste o no nos guste, ciudadanos del mundo. Inversamente, la tendencia es a reconocer minorías y hechos diferenciales (lengua, raza) y a dar mayor participación ciudadana en la gestión del entorno más inmediato (vivienda, transporte, educación). Algún Obama o Merkel tendrá que haber, y alguna alcaldía en mi pueblo o en mi barrio, pero a quien no veo en la foto es a Rajoy (ni a Hollande ni a Renzi). Sin esos virreyes del pasado, sin esos mandos intermedios, que morirán matándonos de patriotismo, una familia sevillana podrá seguir yendo en vacaciones al Festival d’Avignon, en la Provenza, o al teatro de Taormina, en Sicilia, sin pérdida de calidad. Lo que sí necesita esa familia es encontrarse, a la vuelta, su vivienda como la dejó, porque funcione una administración local, que para eso está pagando sus impuestos. Aldea Global, alfa y omega, lo cercano y lo lejano.

  4. Cataluña ha sido Marca Hispánica, Corona de Aragón, cuatro provincias (1822), nueve regiones (en la República) y, desde 2004, siete veguerías, jurisdicción menor que la provincia y mayor que la comarca, que la Constitución no reconoce. Y a Cataluña independiente nadie le asegura que una veguería no quiera independizarse de las otras seis. Si la cosa funciona, Woody Allen, a usted y a mí, ¿qué más nos dará? Seguiremos yendo a Barcelona y al museo Pau Casals en El Vendrell. ¿Nacionalidad? Ninguna. ¿Religión? En casa, gracias. Primero conquistaremos la Aldea, después conquistaremos Global.

Daniel Lebrato, Ni tontos ni marxistas, Pinza del 22 del 7 de 2015

Sobre religión
Memoria y desmemoria de la Transición, las dos Españas

Un comentario en “RELIGIÓN Y NACIONALISMOS EN LA ALDEA GLOBAL

  1. 🎶 Imagine there’s no Heaven
    It’s easy if you try
    And no Hell below us
    Above us only sky

    Imagine all the people
    Living for today
    Imagine there’s no country
    It isn’t hard to do

    Nothing to kill or die for
    And no religion too
    Imagine all the people
    Living life in peace

    You may say I’m a dreamer
    But I’m not the only one
    I hope someday you will join us
    And the world will be as one 🎶🎶

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s